Alemania retiene en el aeropuerto a pasajeros procedentes del Reino Unido

Aíslan y obligan a pernoctar en una terminal en Hanover a los ocupantes de un vuelo procedente de Londres

JUAN CARLOS BARRENA

Pasajeros procedentes de Londres han sido retenidos la pasada noche en aeropuertos alemanes y sometidos a test de coronavirus tras la aparición de una variante más virulenta y contagiosa del virus Sars-Cov-2 en el sur de Inglaterra y que ha conducido a la suspensión desde la pasada medianoche de las conexiones aéreas desde Europa con el Reino Unido. En el aeropuerto de Hanover los 63 ocupantes de un vuelo procedente de Londres fueron aislados en una terminal, donde se montaron camas de campaña para que pernoctaran allí mismo a la espera del resultado de los test PCR a los que fueron sometidos nada más abandonar el avión, anunció una portavoz del gobierno del estado federado de la Baja Sajonia. Añadió que espera que los resultados de las pruebas se conozcan este mismo lunes, aunque no pudo garantizarlo. La Policía Federal señaló que una pasajera ha solicitado retornar a Londres.

«Nuestro objetivo es impedir que la nueva variante del virus entre en la Baja Sajonia inadvertidamente», declaró Andreas Kranz, máximo responsable sanitario de la región de Hanover, quien comentó que los pasajeros «se han mostrado muy comprensivos ante la medida tomada». Todos ellos son abastecidos además de alimentos a la espera de conocer el resultado de los test. En el caso de que sea negativo, los pasajeros afectados deberán someterse a una cuarentena de 10 días en la meta de su viaje y someterse a un nuevo test a los 5 días. Si este vuelve a dar negativo podrán abandonar el aislamiento, pero si resulta positivo y existe inseguridad sobre si el contagio se ha producido con la nueva variante del virus, Kranz subrayó que serán trasladado a un hotel especial de cuarentena para someterse a observación permanente.

En el aeropuerto de Stuttgart los pasajeros de un vuelo procedente de Londres fueron divididos anoche en pequeños grupos y trasladado al centro de test del edificio para ser sometidos a test rápidos de coronavirus, informó un portavoz, que no comunicó de cuantas personas se trataba. Quienes dieron negativo pudieron recoger su equipaje y trasladarse a sus hogares, aunque con la orden de someterse inmediatamente a cuarentena. No se informó sobre si alguno de los ocupantes del aparato dio positivo. «Sabemos que esto supone una incomodidad para los pasajeros, más aún en el tráfico prenavideño», dijo un portavoz de la Policía Federal en Stuttgart, que destacó que «todos los responsables trabajan intensamente para garantizar un ingreso seguro en el país y tratar de evitar molestias excesivas a los pasajeros».

También en Berlín fueron retenidos los ocupantes de un vuelo procedente de Londres para ser sometidos a pruebas del coronavirus antes de abandonar la terminal. La Policía Federal advirtió al parecer de que aquellos pasajeros que dieran positivo serían enviados de vuelta al punto de partida, pero no se informó sobre si esta medida se había aplicado a alguno de ellos. Tras desatarse la alarma continental por la nueva variante del virus, el ministerio federal del Interior ordenó este domingo a la Policía Federal el control sistemático de todos los pasajeros procedentes del Reino Unidos y Sudáfrica en todos los aeropuertos germanos. Desde la pasada medianoche el tráfico aéreo entre Gran Bretaña y Alemania se encuentra suspendido por completo con excepción de aviones de carga, trasportes con personal médico o aparatos con sus tripulaciones que retornan vacíos a este país.

Entre tanto, Christian Drosten, virólogo jefe del Hospital Universitario «Charité» de Berlín y asesor del gobierno federal, presume que la nueva variante del virus descubierta en Gran Bretaña se encuentra ya en suelo alemán. En declaraciones a la emisora Deutschlandfunk dijo, sin embargo, no encontrarse alarmado por ello, si bien tampoco quiere minimizar la situación, ya que, como otros virólogos, cuenta todavía «con información insuficiente».Drosten comentó que es precipitado afirmar que esa mutación sea realmente más contagiosa que la conocida hasta ahora y subrayó que no cree que afecte a la efectividad de las vacunas desarrolladas hasta ahora para combatir la pandemia.