La delegación talibán a su llegada el pasado día 14 a Moscú, con motivo de un primer encuentro en Rusia. / Reuters

Rusia recibe a los talibanes en un encuentro devaluado sin EE UU

China, Pakistán, Irán e India asisten a una cumbre en Moscú para abordar la nueva situación del país ante la desconfianza de la comunidad internacional

RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal en Moscú

Moscú recibe este miércoles una vez más a una delegación talibán en el marco de una cumbre a la que Estados Unidos ha decidido no acudir en el último momento. Sí estarán presentes, además de los rusos y los afganos, representantes de China, Pakistán, Irán e India, en un nuevo esfuerzo por tratar de influir en la nueva situación creada en Afganistán tras el restablecimiento de un régimen que provoca muchos recelos en la comunidad internacional.

Algunos analistas rusos llaman la atención sobre el hecho de que a la cita moscovita acuda el viceprimer ministro del Gobierno interino, Abdul Salam Hanafi, como cabeza de la delegación talibán, al que atribuyen escasa capacidad decisoria. Mientras que quien se entrevistó con los estadounidenses en Doha hace una semana fue Amir Khan Muttaqi, que sí cuenta con poder real en la cúpula talibán.

Las consultas que este miércoles acoge Rusia han venido a llamarse «Formato Moscovita» y es ya la tercera vez que se organizan. Vienen llevándose a cabo desde 2017. En un principio implicaban solamente a Rusia, EE UU y Pakistán. Después se unió China y, más recientemente, también Irán e India.

Este martes, en la víspera, según indicó el Ministerio de Exteriores ruso, mantuvieron una primera reunión miembros de las delegaciones rusa, china y pakistaní. Estaban también convocados los norteamericanos, pero el lunes, el portavoz del Departamento de Estado de EE UU, Ned Price, anunció que no irían. «Esperamos participar en ese foro en el futuro, pero no estamos en condiciones de participar esta semana», aseguró.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, explicó la semana pasada que en Rusia preocupa mucho «la actividad terrorista del denominado Estado Islámico en Afganistán». «Esperamos que se materialicen las palabras de las nuevas autoridades de Kabul sobre su capacidad para hacer frente por sí solas al ISIS, sin apoyo externo», señaló Zajárova.

Dijo también que uno de los temas principales en la reunión de este miércoles en la capital rusa será la «ayuda humanitaria», la formación de un «gobierno inclusivo», que incluya a mujeres y a todas las facciones políticas y grupos étnicos, y la «reconstrucción» de la economía del país tras décadas de guerra. La portavoz dijo que «el asunto de los derechos humanos no está incluido en la agenda de forma prioritaria, pero puede plantearse durante las discusiones».