Militares rusos. / reuters

Rusia creará 12 bases militares en el oeste ante el avance de la OTAN

Moscú se prepara además para cortar este sábado el fluido de gas a Finlandia

RAFAEL M. MAÑUECO Moscú

Las advertencias y amenazas de Rusia a Finlandia y Suecia no han cesado desde el momento en el que expresaron su deseo de integrarse en la OTAN. Este viernes le tocó el turno al ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, quien anunció el emplazamiento de doce nuevas bases militares de aquí a final de año en la parte oeste del país. Subrayó durante una reunión con la cúpula de su departamento que la decisión de Helsinki y Estocolmo «supone una creciente amenaza militar cerca de nuestras fronteras occidentales».

«Para fin de año, se crearán doce unidades y divisiones militares en el Distrito Militar Occidental», declaró Shoigu. Según sus palabras, tal medida «se sincronizará con el suministro de armas más modernas y equipo militar a las tropas (...) está previsto que reciban más de dos mil unidades de nuevos tipos de armamentos».

A su juicio, «las verificaciones efectuadas han mostrado un aumento cualitativo del nivel de capacitación de las unidades del Distrito Occidental en un 25 % en comparación con el año pasado». El ministro de Defensa ruso se refirió además al «aumento en un 42% de la intensidad de las misiones de entrenamiento de combate de los navíos de la Flota del Mar Báltico» y del 4% en el caso de los ejercicios de ataque aéreo.

LAS CLAVES:

  • Guerra energética. Gazprom se prepara para cortar este sábado el suministro de gas a Helsinki por su negativa a pagar las facturas en rublos

  • Exigencia. El viceprimer ministro, Alexánder Novak, dice que cerca de la mitad de los 54 clientes extranjeros pagan ya en moneda rusa

Al mismo tiempo, Shoigu señaló que, en los últimos ocho años, tras la anexión de Crimea y la primera guerra en Donbass, «el número de vuelos de bombarderos estratégicos de Estados Unidos en Europa se ha multiplicado por 15, de 3 a 45 por año, y la entrada de buques estadounidenses provistos de misiles guiados en el mar Báltico se han convertido en algo sistemático».

El alto responsable castrense ruso indicó también que, en 2022, cerca de la región de Kaliningrado (antigua Königsberg), en donde se encuentra anclada la Flota del Mar Báltico rusa, los americanos «simularon en seis ocasiones tareas de combate con acceso a áreas dentro del rango de acción de sus misiles de crucero. Y, desde 2016, fueron detectados 24 eventos de ese tipo por nuestro sistema de control de objetivos».

Shoigu insistió en que «Estados Unidos y la OTAN están aumentando la envergadura del entrenamiento operativo y de combate cerca de las fronteras de Rusia». Citó en particular los ejercicios Defender of Europe, en los que, según sus informaciones, «participan hasta 40.000 militares de 30 países» y cuyo objetivo, añadió, consiste en «transferir a suelo europeo una división estadounidense para su despliegue en tres direcciones estratégicas: el Ártico, el oeste y el suroeste». Por lo tanto, concluyó, «la tensión continúa creciendo en la zona de responsabilidad del Distrito Militar Occidental».

Pero la intimidación bélica de Rusia en relación con Finlandia, Suecia y la Alianza en general, muy parecida a la que practicó con Ucrania meses antes del comienzo de la invasión el pasado 24 de febrero, no es la única forma de coacción. Según la compañía finlandesa Gasum, el gigante energético ruso Gazprom se dispone este sábado a cortar a Finlandia el suministro de gas. Gasum sostiene haber recibido de Moscú una notificación avisando de que tal medida tiene que ver con la negativa de Helsinki a pagar el carburante en rublos.

Gasum asegura que el fluido de gas a Finlandia desde Rusia quedará interrumpido a partir de las siete de la mañana. El presidente de la compañía finlandesa, Mika Wiljanen, ha tachado en un comunicado de «muy lamentable» el corte de gas por parte de Rusia, pese a que no supone más que el 5% del consumo total de Finlandia. La negativa de pagar en rublos la factura, orden que dio el presidente Vladímir Putin, el pasado 31 de marzo como medida de represalia por las sanciones impuestas a Rusia por la Unión Europea, ha hecho que Polonia y Bulgaria viesen ya cerrado el grifo del gas.

El viceprimer ministro ruso, Alexánder Novak, dijo el jueves que cerca de la mitad de los 54 clientes extranjeros que tiene Gazprom pagan ya el gas en rublos. El mecanismo establecido por la compañía de gas rusa para sus clientes obliga a abrir dos cuentas en el Gazprombank, una en divisa extranjera y otra en rublos, desde donde se hace el abono correspondiente.

El pasado lunes, Putin puntualizó que la ampliación de la Alianza Atlántica a costa de Finlandia y Suecia «sin duda provocará nuestra respuesta (...) que dependerá de las amenazas para nuestra seguridad que surjan». Días antes, durante una conversación telefónica con el presidente finlandés, Sauli Niinistö, Putin tachó de «error» la eventual integración de Finlandia en la OTAN.

En relación con el curso de la guerra en Ucrania, Shoigu se refirió este viernes la situación en el frente de Donbass señalando que «la liberación de la -autoproclamada- República Popular de Lugansk está cerca de completarse». Pero lo cierto es que el territorio que actualmente controlan las tropas rusas y los rebeldes separatistas en Lugansk es prácticamente el mismo, sin ostensibles avances, que el que consiguieron ocupar a finales de febrero y comienzo de marzo, en los primeros días de la ofensiva. Es decir, más del 80 por ciento. Sin embargo, a partir de ahí, cuando faltaba ya poco para completar la ocupación, las tropas de Moscú se estancaron. Los combates ahora se centran en torno a las localidades de Severodonetsk y Lisichansk, que sufren duros bombardeos desde hace días, pero que lo rusos no han conseguido tomar todavía debido a la encarnizada resistencia ucraniana.