Un admirador de la monarquía británica coloca flores en recuerdo del duque de Edimburgo frente al palacio de Holyroodhouse. / AFP

Reino Unido, entre la conmoción y la indiferencia

Miles de personas rinden homenaje al marido de la reina a las puertas de Buckingham y Windsor mientras los más jóvenes continúan con sus rutinas

PAULA ROSAS Corresponsal. Londres

Los ramos de flores empezaron a acumularse este viernes junto a las rejas del palacio de Buckingham y a las puertas del castillo de Windsor, donde la vida del duque de Edimburgo se ha apagado a los 99 años. A lo largo de toda la tarde, miles de personas desfilaron discretamente para manifestar sus condolencias y rendir tributo al hombre que ha acompañado a la reina Isabel II durante más de 70 años. Pero lejos de los enclaves reales y las instituciones, en las calles del país, la estampa este viernes era muy distinta. Las restricciones que impone el coronavirus, el desgaste emocional que la pandemia ha dejado a lo largo de este año, la avanzada edad del príncipe Felipe y el creciente distanciamiento de las nuevas generaciones con la monarquía británica diluyeron este viernes la conmoción que el país ha experimentado tras el fallecimiento de otros miembros de la Casa de los Windsor.

Una frase se repite constantemente: «lo siento sobre todo por la reina». La pronunciaba este viernes, entre ellos, James Du Cane, que se enteraba de la noticia al acabar de hacer ejercicio en unas pistas deportivas del oeste de Londres. «Ya le vimos que tenía muy mal aspecto después de salir del hospital el mes pasado, pero era una persona muy mayor, 99 años, era de esperar. Pero me da mucha pena por la Reina, hoy pienso sobre todo en ella».

En los últimos años, la mayoría de los británicos han dejado de ser monárquicos para ser «isabelinos». Isabel II, la única monarca que la inmensa mayoría de sus súbditos ha conocido, que ha estado presente en todos los grandes acontecimientos que los británicos pueden recordar, se ha convertido en una suerte de mito nacional con forma humana. Y ella era este viernes en la calle el principal objeto de veneración. «El príncipe Felipe he estado mucho tiempo al lado de la reina, ha hecho un gran trabajo apoyándola, lo siento muchísimo por ella», confiaba este viernes, carrito de la compra en ristre, la octogenaria Anne en el barrio de Ladbroke Grove.

LA CLAVE:

  • Desafección. Una encuesta revela quelos británicos de entre 18y 34 años prefieren quese abola la monarquía

Mientras la BBC y los medios británicos pasaron la jornada de este viernes destacando los momentos más importantes de la biografía del duque de Edimburgo, su carrera en la Marina Real británica o su papel a la cabeza de numerosas fundaciones benéficas, muchos británicos recordaban que su principal y más importante título ha sido el de marido de la reina, un trabajo que ha desempeñado «con gran devoción y sentido del deber», opinaba Mary, que disfrutaba del sol de primavera dando un paseo con su hija y su nieto.

Tributo en las redes sociales

Como a las puertas de palacio, en las redes sociales fueron muchos los que quisieron rendir este viernes homenaje al príncipe Felipe, especialmente después de que el Gobierno pidiera a los británicos que no dejaran flores a las puertas de los palacios para evitar aglomeraciones en plena pandemia de coronavirus.

Pero para otros, el de este viernes no fue un día diferente a los demás. Como casi todo el país, Ian Mcbrearty se había enterado de la noticia al poco de empezar a difundirse «aunque, sinceramente, no podría importarme menos». El sentir de este electricista de 24 años lo comparten cada vez más miembros de su generación. En una reciente encuesta de Ipsos, el 19% de los británicos de 18 a 34 años aseguró que preferiría que se aboliera la monarquía. Muchos de ellos, como reconocía este viernes Kelly McQuaid, de 34 años, han acabado forjando su imagen de la Casa Real británica a través de productos como la serie televisiva 'The Crown', «que ha hecho que mi imagen del duque de Edimburgo empeorara, la verdad».

Para otros, como James, que roza la cincuentena, «siempre es triste cuando muere alguien, pero se han muerto más de 120.000 personas de covid en el último año, así que...».