Israel reabre su frontera a turistas vacunados en los últimos seis meses

«Bienvenidos a Israel, os hemos echado de menos», tuiteó a primera hora de la mañana el ministerio de Turismo para marcar la jornada en la que se levantaba la restricción a viajeros individuales

MIKEL AYESTARAN Corresponsal. Jerusalén

«¿Dónde están los turistas?», esta es la pregunta más repetida en la Ciudad Vieja de Jerusalén en la jornada en la que Israel anuncia la reapertura de fronteras a viajeros vacunados. Después de veinte meses de cierre por la pandemia el sector dedicado al turismo está desesperado por ver de nuevo turistas en las callejuelas de este lugar amurallado de apenas un kilómetro cuadrado en el que se concentran el Santo Sepulcro, el Muro de los Lamentos y la mezquita de Al Aqsa, lugares sagrados para cristianos, judíos y musulmanes de todo el mundo. El anuncio oficial por parte de las autoridades israelíes llevó a algunos comerciantes a abrir sus tiendas a primera hora de la mañana, pero con el paso de las horas quedó claro que se necesitará tiempo para que esta parte vieja recupere el aspecto y ambiente anterior al coronavirus.

«Bienvenidos a Israel, os hemos echado de menos», tuiteó a primera hora de la mañana el ministerio de Turismo para marcar la jornada en la que se levantaba la restricción a viajeros individuales. A partir de ahora se podrá acceder al país con un certificado de vacunación de menos de seis meses y una prueba de PCR de no más de 72 horas antes de la partida. Al aterrizar en el aeropuerto internacional de Ben Gurion hay que hacerse una segunda PCR y esperar en el hotel el resultado antes de poder salir a la calle. Estas nuevas medidas suponen que los niños que no tengan un certificado que garantice que han superado el virus seguirán sin poder entrar al país, todo un problema para el turismo familiar.

Excesivo control

«Es un gran paso porque antes estábamos cerrados, pero no es la solución definitiva para la industria del turismo. Hay mucha gente que no quiere venir de vacaciones y estar controlada cada tres días, como ocurre con los grupos, esperemos que el Gobierno mejore la situación y flexibilice las medidas porque de lo contrario no habrá mejora», lamenta Virginia Ceballos, guía profesional desde hace tres años que añora el 2019, cuando Israel alcanzó los 4,5 millones de visitantes.

Los grupos turísticos tienen permitido su acceso al país desde junio como parte de un proyecto piloto de «turismo en cápsulas» por el que «el grupo siempre debe estar junto, nadie puede dejar el hotel de forma individual, y se tienen que hacer pruebas PCR cada 3 días o pruebas rápidas cada día», explica Ceballos. Una fórmula que ha obligado a muchas agencias a suspender sus viajes a la espere del aligeramiento de controles.

«La industria del turismo viajaba a 200 kilómetros por hora y tuvo que detenerse repentinamente debido al covid», declaró a la agencia AFP Amir Halevi, director general del Ministerio de Turismo, quien confía en que «cada mes consigamos mejorar las cifras».

Tamara es una de las primeras viajeras que se ha beneficiado del cambio de regulación de entrada al país. Llevaba quince años sin pisar Jerusalén y no ha dudado en hacerlo en cuanto se ha reabierto la frontera. Viene desde Sudáfrica y se fotografía ante las murallas. «He llegado de madrugada y es indescriptible la sensación, la magia, la energía que se siente en esta ciudad. Doy gracias a Dios por esta oportunidad», señala Tamara con emoción antes de iniciar el camino hacia el Muro de los Lamentos.