Borrar
Una unidad antiaérea del ejército iraní defiende las instalaciones nucleares de Isfahán.. Reuters
El comedido ataque a Isfahán revela que Israel e Irán huyen del abismo de la guerra

El comedido ataque a Isfahán revela que Israel e Irán huyen del abismo de la guerra

Oriente Medio vuelve a respirar porque parece que se ha superado el primer gran pulso directo entre Teherán y Tel Aviv

Mikel Ayestarán

Corresponsal. Teherán

Viernes, 19 de abril 2024, 06:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ni israelíes ni iraníes parecen dispuestos a mantener una guerra a gran escala. Una semana después del lanzamiento de trescientos drones y misiles desde la república islámica al Estado judío, en respuesta por el bombardeo del consulado persa de Damasco, todas las alarmas se encendieron en la región cuando varias explosiones retumbaron durante la madrugada de este viernes en el cielo de Isfahán, en el centro de Irán. Los medios locales informaron de que su defensa antiaérea había derribado varios aparatos no tripulados en las proximidades de una base aérea, pero las autoridades de Teherán quitaron importancia al ataque desde el primer instante y no hubo ninguna reacción oficial señalando a Tel Aviv. Sin víctimas ni daños materiales, fue una acción limitada de la que los israelíes avisaron antes a Estados Unidos, según desveló el ministro de Exteriores italiano, Antonio Tajani, en la cumbre del G7.

Desde Israel nadie confirmó ni desmintió el ataque, aunque varios políticos sugirieron con sus comentarios que estaban detrás de él. Tally Gotliv, diputada del Likud, dijo que la de ayer era «una mañana para mantener la frente alta, con orgullo. Somos un país fuerte y poderoso». El titular de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, se mostró menos eufórico y se mofó de la débil respuesta calificándola de «espantapájaros» en un comentario compartido en redes sociales. En Irán no hubo reacción del Líder Supremo, Alí Jamenéi –que este viernes cumplió 85 años–, ni del presidente, Ebrahim Raisi, y fue el ministro de Exteriores, Hossein Amirabdollahian, quien señaló que «los minidrones derribados no causaron ningún daño ni víctimas», aunque «los medios de comunicación que apoyan al régimen sionista intentaron mostrar una victoria de su derrota».

A falta de confirmación, la noticia del ataque la aportaron fuentes oficiales de uno y otro lado a medios como 'The New York Times'. Desde la república islámica indicaron al diario estadounidense que la operación se realizó con pequeños aparatos no tripulados, posiblemente lanzados desde el interior de Irán, y que los sistemas de radar no habían detectado aviones ingresando al espacio aéreo. El general Abdolrahim Mousavi, comandante en jefe del ejército persa, aseguró que las explosiones que se escucharon en Isfahán provinieron de su defensa aérea «disparando contra objetos sospechosos» y que «no hubo daños».

Imagen de normalidad en Tel Aviv tras el ataque limitado a Irán.
Imagen de normalidad en Tel Aviv tras el ataque limitado a Irán. AFP

Los ataques con drones dentro de Irán no son nuevos. En el pasado reciente se han producido varios casos, con el uso de pequeños cuadricópteros kamikazes. Teherán siempre ha culpado a los servicios de inteligencia israelíes, que cuentan con una red importante dentro del país. La última de estas acciones se produjo en enero de 2023 también en Isfahán, contra una empresa militar, pero antes hubo otras contra el complejo militar de Parchin o contra una fábrica de drones en Kermanshah, ambas en 2022.

Instalaciones nucleares

El ataque fue menor de lo esperado y analistas como Dana Weiss apuntaron en el Canal12 hebreo que «Israel puede realizar movimientos que no sean ruidosos ni causen daños militares significativos, pero que transmitan el mensaje que quiere (…) Y eso es lo que ha sucedido». Ese mensaje fue, en opinión del diario 'The Jerusalem Post', «dejar muy claro cuán vulnerables son a un ataque sus sitios nucleares. Al mismo tiempo que, al no bombardear instalaciones nucleares en Isfahán, Natanz o Fordow, Tel Aviv indica a Teherán que no busca una escalada».

Cerca de la base militar atacada hay instalaciones nucleares y desde Irán insistieron en que estaban perfectamente custodiadas. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmó que no hubo «daños» en las instalaciones nucleares. En un mensaje compartido en las redes sociales, el responsable de la agencia, Rafael Grossi, pidió «extrema moderación a todas las partes».

Vista de Isfahán transmitida por la televisión iraní después de la ofensiva. EFE

El exasesor de seguridad nacional israelí, Eyal Hulata, habló en la Radio del Ejército y dijo que era «importante que Irán comprenda que cuando actúa contra nosotros, tenemos la capacidad de atacar cualquier punto y podemos causar un daño enorme; tenemos una fuerza aérea poderosa y Washington de nuestro lado». El régimen de los ayatolás ya comprobó hace una semana que Estados Unidos, además de Reino Unido, Francia y Jordania, están del lado de Israel, pero Washington se desmarcó de la operación contra la base aérea de Isfahán e insistió en que no tuvo papel alguno.

Los memes fueron constantes durante toda la jornada en redes sociales y en las cuentas persas se compartieron vídeos en los que se veían aviones de papel con la estrella de David en la cola para burlarse de la operación. Ocurrió lo mismo hace una semana cuando casi la totalidad de los drones lanzados por Irán fueron interceptados y Tel Aviv sacó pecho por su sistema de defensa.

La guerra invisible entre estos dos enemigos ha salido a la luz. Tras la operación en Isfahán Oriente Medio vuelve a tomar aire porque parece que se ha superado el primer gran pulso directo entre Teherán y Tel Aviv, aunque nadie tiene muy claro si Israel da por zanjada su respuesta o si estamos sólo ante un primer paso de una operación más compleja..

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios