Alexander Drueke, fotografiado en su hogar junto a su madre. / reuters

Moscú exhibe a dos soldados voluntarios estadounidenses capturados en Ucrania

Drueke y Huynhm, que habían desaparecido hace una semana, fueron capturados cuando combatían en Járkov

ANJE RIBERA

La guerra mediática que también se dirime en Ucrania la pierde de forma clara Vladímir Putin. Mientras el presidente de Kiev, Volodímir Zelenski, se ha erigido en un héroe internacional, su homólogo de Moscú se asemeja al diablo en la conciencia popular de la mayoría del mundo. El jefe del Kremlin solo está bien considerado entre sus compatriotas, muchas veces víctimas de la férrea propaganda del aparato.

Por ello, Moscú no pierde oportunidad para intentar sacar rédito a ciertos giros que protagoniza la contienda bélica. Ocurrió, por ejemplo, este sábado, cuando la captura por parte de sus fuerzas de ocupación en Ucrania de dos soldados estadounidenses que luchan en el bando ucraniano se convirtió en un arma más para convencer a los rusos de que las cosas no van tan mal como parece.

Un canal de televisión estatal publicó vídeos de Alexander Drueke y Andy Huynh, ambos militares veteranos estadounidenses originarios del Estado sureño de Alabama, en los que asumían su error por haberse alistado en el bando equivocado. «Mi nombre es Alexander Drueke, estoy en contra de la guerra», dijo el primero en inglés. A continuación, ya en ruso, Huynh repitió el mensaje: «Ya protiv voyny».

Otra grabación muestra a Drueke dirigiéndose a su madre, Bunny, mientras le promete que volverá a casa. «Mamá, solo quería que supieras que estoy vivo y espero regresar tan pronto como pueda». «Te quiero», añadió.

Los dos norteamericanos, tildados de mercenarios por el Kremlin, fueron dados por desaparecidos la semana pasada mientras combatían cerca de la frontera rusa.

Movilización de Biden

Familias y miembros del Congreso se movilizaron de inmediato. También el presidente, Joe Biden, pero durante varios días no hubo noticias de ellos. El Departamento de Estado pronto barajó la hipótesis de que los soldados, incluyendo un tercer militar que fue capitán de Marines, habían sido hechos prisioneros.

En la noche del viernes, el periodista de la televisión rusa RT, Roman Cossarev, publicó un vídeo en la plataforma de mensajería Telegram en el que Drueke hablaba a la cámara sentado en lo que parecía ser una oficina y vistiendo prendas de uso militar. «Envíale mi amor a Diesel, te amo», le expresó a su madre junto a un rápido guiño. Según informaciones llegadas desde Alabama, Diesel es su perro.

Telegram RT también difundió una entrevista con Huynh, donde afirmaba que ambos se «encontraron en combate contra las tropas rusas» cerca de la estratégica zona ucraniana de Járkov. «Invadieron nuestras posiciones. Tuvimos que retroceder y uno de mis compañeros y yo esperamos cerca de tres horas en una trinchera para asegurarnos de que el área se despejara», contó Huynh. «Terminamos caminando por el bosque unas cinco horas. Llegamos a un camino donde nos rendimos».

Ambos estadounidenses ponían fin a su intervenciones asegurando en precario ruso que estaban «contra de la guerra». Luego Telegram RT ofrecía a sus seguidores la oportunidad de conocer «a los mercenarios estadounidenses que vinieron a combatirnos». «Estaban apostados cerca de Járkov. Después de encontrarse con nuestros hombres, ahora odian la guerra y quieren paz, y quieren ir a casa. Sin embargo esto es improbable».