El G7 anuncia nuevas sanciones contra Rusia y reitera su respaldo a Ucrania

Desde Estados Unidos insisten en que «hay que asegurarse de que Rusia paga los costes de su guerra»

JUAN CARLOS BARRENA

Los países del G7 han anunciado nuevas sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania. Estas afectarán fundamentalmente a su industria armamentística y las cadenas de suministros, señaló un portavoz de la delegación estadounidense, quien subrayó que los líderes que participan en la cumbre de Elmau, en los Alpes bávaros, quieren «asegurarse de que Rusia paga los costes de su guerra». La Casa Blanca anunció igualmente que EEUU, en coordinación con los países del G7, dictará sanciones contra varios centenares de personas e instituciones rusas, así como aranceles de castigo contra numerosos productos rusos. El anuncio se produjo horas antes de la conexión por videoconferencia del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, con los jefes de Estado y gobierno del G7. Un alto miembro de la delegación estadounidense reconoció, sin embargo, que aún no hay acuerdo sobre la propuesta de Washington de establecer precios máximos para el petróleo ruso y mermar así los ingresos de Moscú.

La Casa Blanca informó, además, en Elmau de que los líderes del G7 coordinan y amplían las sanciones contra Rusia con el fin de dificultar el acceso de ese país a importantes materias primas, materiales, servicios y tecnologías procedentes de sus propias economías. Estados Unidos ampliará también sus sanciones contra el sector armamentístico ruso para limitar su capacidad de «reponer el material bélico que ha perdido hasta ahora en su guerra brutal contra Ucrania». También aplicarán igualmente aranceles de castigo de unos 2.300 millones de dólares a unos 570 grupos de productos rusos. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y otros líderes del G7 quieren que los ingresos por esos aranceles punitivos se utilicen para apoyar directamente a Ucrania en su guerra contra el invasor ruso.

El comunicado de la oficina de Biden emitido en Elmau subraya que los dirigentes del G7 están de acuerdo en sancionar a todas aquellas personas responsables de crímenes de guerra y violaciones de los derechos humanos en Ucrania. El ministerio de Exteriores de EEUU prohibirá entrar en territorio nacional a unos 500 representantes del Kremlin «por amenazar o violar la soberanía, integridad territorial o independencia política de Ucrania, así como por reprimir opiniones disidentes en Rusia». La nota destaca que el G7 se compromete a ayudar a cubrir los déficits comerciales a corto plazo que sufre Ucrania. También a respaldar a Ucrania financiera, humanitaria, militar y diplomáticamente «el tiempo que haga falta», también con el suministro de modernos sistemas de armas.