Boris Johnson. / AFP

El unionismo derrotado en Belfast se pone en manos de Johnson

Dublín, Londres y Washington llaman al DUP a formar el Ejecutivo autonómico, renunciando a su batalla contra el Protocolo del 'brexit'

IÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal. Londres

«Independientemente de cultura religiosa, política o social, mi compromiso es que la política funcione», dijo la líder del Sinn Féin en Irlanda del Norte, Michelle O'Neill, tras la confirmación en la noche del sábado de la histórica victoria de su partido en las elecciones del pasado jueves. Afirmó también que ese triunfo «marca el principio de una nueva era, para imaginar de nuevo nuestra sociedad».

El cómputo final, que culminó en la madrugada, dio una ventaja de dos escaños, 27-25, al Sinn Féin con respecto al segundo partido más votado, el Democrático Unionista(DUP). Los partidos moderados del nacionalismo(SDLP) y del unionismo, (UUP) han perdido terreno y la Alianza, partido liberal y agnóstico sobre la división tradicional de la provincia ha crecido más que ningún otro.

Las sumas sobre las grandes ambiciones de los partidos ganadores les debilitan. Los diputados probritánicos (DUP, UUP, TUV y dos independientes) suman 37 escaños y los partidarios de la unión irlandesa(SF y SDLP), 35. Ganan también en número total de votos. Sobre el Protocolo del 'brexit', que los unionistas quieren cambiar radicalmente, hay mayoría holgada, 52-37, de los que quieren preservarlo con reformas(SF, SDLP y Alianza).

Dilemas

El ministro británico para Irlanda del Norte, el primer ministro irlandés y el Departamento de Estado en Washington pidieron este domingo a los partidos que formen rápidamente un Ejecutivo compartido. No eran gestos rituales sino presión al DUP para que no cumpla su amenaza de no proponer a su representante para el liderazgo compartido de la autonomía, si no cambia radicalmente el Protocolo pactado por Londres y Bruselas en el 'brexit'.

Jonathan Buckley, elegido como diputado autonómico del DUP, respondió a la BBC en Irlanda del Norte sobre la petición del ministro Brandon Lewis: «Puede tener una autonomía compartida o el Protocolo, pero no puede tener las dos cosas». Lewis hablará este lunes con todos los partidos que han logrado escaños para iniciar un diálogo que se augura infructuoso.

El DUP ha perdido tres escaños y casi el 7% de votos. Se fueron en su mayoría a Voz Tradicional Unionista(TUV), intransigentes sobre el Protocolo. Si el Gobierno de Johnson no le salva desencadenando un enfrentamiento con Bruselas, podría optar por el boicot y la protesta, típicos de Ian Paisley, fundador del partido. ¿Desembocaría en el colapso del Acuerdo del Viernes Santo? La alternativa es negociar menos de lo que ha exigido y agravar quizás la división del unionismo, que da victorias al Sinn Féin.