Fotograma del vídeo en el que ve cómo un hombre se prende fuego para evitar ir al frente. / r. c.

Un recluta ruso se prende fuego a lo bonzo: «¡No quiero ir a la guerra!»

La movilización parcial decretada por Vladímir Putin para enviar refuerzos a Ucrania está dejando un reguero de imágenes que muestran la desesperación de los ciudadanos rusos por evitar ir al frente

COLPISA

La movilización parcial decretada por Vladímir Putin para enviar refuerzos a Ucrania está dejando un reguero de imágenes que muestran la desesperación de los ciudadanos rusos por evitar ir al frente. La última escena ha sido la de un hombre que se ha prendido fuego al grito de «¡No quiero ir a la guerra!» en una estación de Ryazan, a unos 185 kilómetros al sureste de Moscú, según informa Reuters, que cita a varios medios locales.

En las imágenes, bajo estas líneas, se puede ver cómo el hombre se rocía el líquido que lleva en una botella y acto seguido se prende fuego ante el inmovilismo de los que le rodean.

No obstante, según Reuters, los presentes lograron finalmente apagar las llamas que envolvían su cuerpo. Fue trasladado en ambulancia con graves quemaduras, sin que por el momento se conozca su estado de salud.

Se trata el último episodio que muestra la desesperación de los rusos por evitar ir a la guerra en un momento en el que Ucrania está recuperando territorio en el este del país a gran velocidad, gracias en buena medida al apoyo armamentístico y la inteligencia militar ofrecido por Occidente.

Desde el anuncio de Putin, el pasado 21 de septiembre, cientos de miles de ciudadanos rusos han abandonado el país y casi una veintena de centros de reclutamiento han sido atacados con cócteles molotov. Esta misma semana, un joven abrió fuego contra el responsable de una de estas oficinas. Más de 2.000 personas han sido detenidas por manifestarse en contra de la movilización parcial.