El director general del OIEA, Rafael Grossi, esta semana en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. / Eduardo Munoz / reuters

El OIEA viaja a Ucrania para una verificación «independiente» en dos laboratorios nucleares

Los técnicos de la agencia nuclear de la ONU comprobarán sobre el terreno si Kiev desvía material nuclear para fabricar una bomba sucia, como denuncia el Kremlin

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la agencia nuclear de la ONU, ha confirmado que enviará un equipo a Ucrania para verificar si, como sostiene Moscú, el Gobierno de Kiev está construyendo una bomba sucia, el arma radiológica que podría elevar la escalada militar y convertir la guerra en un conflicto nuclear. El objetivo será realizar una «investigación independiente» de dos localizaciones para comprobar si está habiendo cualquier desvío de material nuclear que pudiera utilizarse para fabricar el temible artefacto.

El director general de la agencia, Rafael Grossi, explicó, tras una reunión a puerta cerrada con los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que los técnicos del OIEA viajarán a dos localizaciones que tienen controladas de manera habitual. Uno de ellos, además, lo inspeccionaron hace un mes pero no encontraron nada. «No se encontraron actividades o materiales nucleares no declarados allí», dijo Grossi.

El paso dado por el OIEA llega después de una semana de acusaciones cruzadas entre Kiev y Moscú en torno a la bomba sucia. Se trata de un artefacto nuclear cuyo objetivo no consiste en causar la hecatombe de una explosión atómica, sino una destrucción más contenida mediante la dispersión de material radiactivo. Primero fue el Kremlin quien acusó a Ucrania de estar preparándola. Kiev rápidamente negó la mayor y acusó, a su vez, a Moscú de preparar el terreno para llevar a cabo un ataque de falsa bandera que justifique una escalada nuclear.

En un contexto en el que la propaganda juega un papel importante en la guerra, y en el que resulta muy difícil discernir quién miente y quién dice la verdad, ambos bandos han solicitado la inspección de la agencia nuclear de Naciones Unidas. Lo hizo el propio Putin en un discurso pronunciado el jueves, pero también Zelenski. El OIEA afirmó en un comunicado que acude al terreno en respuesta a la solicitud ucraniana.

La Unión Europea denunció, por boca de la portavoz de Exteriores, lo que consideran una maniobra más del Kremlin. Nabila Massrali recordó que las autoridades rusas ya han acusado en anteriores ocasiones a otros «de sus propias acciones», buscando un marco para «justificar» su agresión a Ucrania.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, respondió al discurso de Putin, en el que cargó contra Occidente y rechazó el uso de armas nucleares porque «no tendría sentido ni político ni militar». «Si no tiene intención de utilizarlas, ¿por qué sigue hablando de ello?», se preguntó el líder demócrata. «Putin es peligroso en la forma en que habla de las armas nucleares», zanjó.