Agentes griegos cortan una carretera próxima al lugar donde se estrelló el avión. / AFP

Ocho muertos al estrellarse en Grecia un avión ucraniano que transportaba 11 toneladas de armas

La aeronave, un Antonov 12 propiedad de la compañía Meridian LTD, colisionó a última hora del sábado en la localidad helena de Kavala, poco después de haber partido de Serbia rumbo a Bangladés

I. UGALDE

El Ministerio de Defensa serbio ha informado este domingo del fallecimiento de los ocho tripulantes que viajaban a bordo del avión que se estrelló a última hora del sábado en el norte de Grecia. La aeronave, un Antonov 12 perteneciente a la compañía ucraniana Meridian LTD, había partido a las 20.40 hora local del aeropuerto de Nis, en el sur del país balcánico, y se dirigía a Bangladés con 11 toneladas de armas, incluyendo minas de mortero.

Según medios de comunicación helenos, el avión había solicitado permiso para realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Kavala, ciudad costera del norte de Grecia, pero terminó colisionando contra el suelo en la zona de Antifilippi por causas que están siendo investigadas. Un vecino, Giorgos Archontopoulos, ha contado a la televisión pública ERT que supo que algo iba mal cuando escuchó el ruido que hacía la aeronave. «A las 22H45 (hora local) me sorprendió el ruido. Salí y vi el motor en llamas», explica.

«Lastimosamente, según la información que recibimos, los ocho miembros de la tripulación murieron en el accidente», ha señalado este domingo el ministro de Defensa serbio, Nebojsa Stefanovic en una rueda de prensa. «Algunos medios de comunicación dijeron que el avión llevaba supuestamente armas a Ucrania, lo que es completamente falso», ha asegurado al matizar que se trataba de una transacción acordada con el Gobierno de Bangladés «respetando las reglas internacionales» y que el material bélico que llevaba el avión era propiedad de la compañía serbia Valir.

Ayudados por un dron y equipos especiales

Denys Bohdanovytch, director general de Meridian, ha confirmado, por su parte, a la emisora alemana Deutsche Welle que todos los ocupantes del aparato eran ucranianos, cuyo cónsul en Grecia, Vadim Sabluk, se ha dirigido al lugar del accidente este domingo para ser testigo de las operaciones de rescate. Debido al peligro de la carga, los servicios de salvamento helenos utilizan un dron para sobrevolar los restos. Mientras, los equipos de Bomberos han precisado que han accedido al punto de impacto con equipos especiales e instrumentos de medición para «examinar de cerca el fuselaje y otras partes esparcidas».

A causa de los gases tóxicos, dos bomberos han tenido que ser trasladados al hospital a primera hora del domingo con dificultades para respirar. Asimismo, las autoridades griegas han pedido a las personas que viven en un radio de dos kilómetros del lugar del accidente que permanezcan en sus casas con las ventanas cerradas, el aire acondicionado apagado y que lleven mascarillas.