Borrar
Así hemos narrado el Escocia-Suiza
Emmanuel Macron. Afp | Vídeo: EP
Legislativas de Francia

Mélenchon acusa a Macron de manipular los resultados

La unión de izquierdas, que se erige tras las legislativas de Francia como principal oposición del Gobierno, denuncia fallos en el escrutinio que impidieron su triunfo

beatriz juez

Corresponsal. París

Lunes, 13 de junio 2022, 09:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El pulso entre el partido del presidente, Emmanuel Macron, y la unión de izquierdas de Jean-Luc Mélenchon centrará la batalla de la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas del próximo domingo. En juego están 572 de los 577 escaños de la Asamblea Nacional, la Cámara baja del Parlamento, cuyo control es vital para el Gobierno.

La primera ronda, celebrada este domingo, acabó con un empate técnico entre Ensemble (Juntos), la etiqueta con la que se presentan a estos comicios Macron y sus aliados, y la Nueva Unión Popular, Ecológica y Social (Nupes), un conglomerado progresista que agrupa a La Francia Insumisa, el Partido Socialista, el Partido Comunista y Europa Ecología-Los Verdes (EELV).

La coalición presidencial obtuvo el 25,75% de los votos y la progresista logró el 25,66%, con una escasa diferencia de unos 21.000 votos, según los datos del Ministerio del Interior. Reagrupación Nacional de la ultraderechista Marine Le Pen fue la tercera fuerza más votada (18,68%), seguida de Los Republicanos (derecha moderada), que sumó el 10,42% de las papeletas.

Solo cinco diputados lograron ser elegidos en la primera vuelta: cuatro de Nupes y uno de la coalición presidencial. En las circunscripciones restantes, el escaño se decidirá dentro de cinco días entre los dos o tres candidatos que han logrado clasificarse por cada una de ellas.

El recuento oficial otorga una ventaja mínima a la coalición del presidente

La corta campaña electoral para la segunda vuelta comenzó este lunes con polémica. La Francia Insumisa acusó al Ministerio del Interior de manipular las cifras y de no contabilizar todos los votos de Nupes, para dar así la sensación de que Ensemble fue la coalición más votada el domingo. Según sus cálculos, si se hubiese realizado bien el escrutidinio la unión de izquierdas habría obtenido el 26,8% de los votos, más que el partido de Macron.

Los votantes de 272 circunscripciones deberán elegir en la segunda vuelta entre las listas de Macron o Mélenchon, en 107 distritos electorales se enfrentarán el partido gubernamental y la ultraderecha; en otros 59 se medirán la extrema derecha y la unión de izquierdas; en 25 lo harán Los Republicanos y la ultraderecha; y en ocho más los escaños se repartirán entre tres candidatos de diferente ideología.

Sin consignas nacionales

El partido gubernamental no dará consignas nacionales en las regiones donde sus candidatos hayan quedado eliminados. Lo decidirán caso por caso, dependiendo de cada circunscripción y en función de quién se presente en ella. «Nuestra posición es ningún voto para el Frente Nacional» (el antiguo nombre de Reagrupación Nacional), explicó este lunes la primera ministra, Élisabeth Borne. Pero eso no significa que en caso de duelo entre Nupes y la formación de Marine Le Pen vayan a dar sistemáticamente su apoyo a la unión de izquierdas. «Si un candidato de Nupes no respeta los valores republicanos, insulta a los policías, pide que se deje de apoyar a Ucrania y quiere salir de Europa, no llamaremos a votar por él. Si un candidato de Nupes respeta los valores republicanos, le apoyaremos», explicó Borne. Por ejemplo, apoyarán al comunista Fabien Roussel, quien se enfrenta en su circunscripción del norte a la extrema derecha.

Macron confía en mantener la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, fijada en 289 escaños. Pero el empuje de la unión de izquierdas podría ponerla en peligro. En caso de que solo obtenga una mayoría relativa, se podría ver obligado a contar con el apoyo de Los Republicanos para sacar adelante su programa.

La 'reconquista' de Zemmour termina en un sonado fracaso

El ultraderechista Éric Zemmour pretendía «reconquistar» Francia, pero sus dos aventuras políticas han terminado en sonados fracasos. Zemmour, que había subido como la espuma en los sondeos durante la campaña presidencial, soñaba con conquistar el Palacio del Elíseo. Pero perdió en abril las elecciones presidenciales, al lograr solo el 7,07% de los votos y quedar eliminado en la primera vuelta.

El líder de Reconquista, que antes de lanzarse a la política era periodista y tertuliano de televisión, corrió el domingo la misma suerte en las elecciones legislativas. Se presentaba como candidato a diputado por la cuarta circunscripción del departamento de Var (sur de Francia), pero no logró clasificarse para la segunda vuelta, al quedar tercero en los comicios.

A nivel nacional, Reconquista logró casi un millón de votos, lo que equivaldría al 4,24% de los sufragios. Pero sus 550 candidatos quedaron eliminados en la primera vuelta de las legislativas. El partido de Zemmour no tendrá, por tanto, diputados en la Asamblea Nacional. A pesar de su batacazo en las urnas, Zemmour no parece, de momento, que vaya a abandonar la política. «Mientras haya franceses de pie, mientras Francia no esté reconquistada, la reconquista seguirá siendo un deber», escribió este lunes en Twitter.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios