La columna de humo sobre la base rusa era visible desde gran distancia / reuters

Kiev asegura haber bombardeado una base aérea rusa en Crimea

Moscú sostiene que el incidente, en el que murió un soldado, se debió a la explosión de un depósito de armas

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

Ucrania anunció este martes la detención de dos presuntos espías rusos bajo sospecha de que planeaban preparar un atentado contra el ministro de Defensa ucraniano, Oleksij Resnikov, y el jefe del espionaje militar Kyrilo Budanov. La recompensa por los asesinatos era de 150.000 dólares por cada uno, según explicó el Ejecutivo de Kiev.

En el plano militar, el Kremlin informó este martes de una serie de explosiones registradas en su base aérea de la península de Crimea. Según el Ministerio de Defensa, al menos una persona murió y cinco resultaron heridas. Moscú dijo que explotó un depósito de munición, mientras que Kiev reivindicó el ataque, que habría sido llevado a cabo con un misil de tipo Grim 2. De ser así, representaría un notable avance en la capacidad de ataque de las fuerzas ucranianas, que hasta ahora no habían llevado a cabo ninguna operación en el territorio anexionado por Rusia en 2014.

Por otro lado, un día después de aprobar un nuevo envío de armamento por valor de mil millones de dólares, Estados Unidos admitió este martes por primera vez haber hecho entrega de misiles antirradar a las Fuerzas Armadas de Ucrania. Asimismo, el subsecretario de política en materia de defensa, Colin Kahl, indicó en una rueda de prensa que, según los cálculos de la Casa Blanca, Rusia ha perdido ya entre 70.000 y 80.000 efectivos desde el inicio de la invasión el pasado febrero.