Christine Heerey, tras despedirse de la reina Isabel II. / G. M. B

«Decir adiós a la reina fue uno de los mejores momentos de mi vida»

Christine Heerey, miembro en servicio de la Real Fuerza Aérea del Reino Unido, ha sido la última persona en despedirse de Isabel II en Westminster

DIANA MARTÍNEZ

Cientos de miles de personas han hecho cola los últimos días, tanto en Edimburgo como en Londres, para poder dar su último adiós a la difunta reina Isabel II, fallecida a los 96 años el pasado día 8 en Balmoral, la residencia donde pasaba habitualmente los meses de agosto y septiembre. Todos ellos se sienten de algún modo especiales por haber podido presentar sus respetos en persona ante el féretro de la monarca, tras una larga espera –de más de veinte horas en alguna ocasión– en la cola, pero hay alguien que se siente más emocionada aún; la última en despedirse de Isabel II en el hall de Westminster.

Christine Heerey, miembro en servicio de la Real Fuerza Aérea del Reino Unido, ha sido la última persona en abandonar el recinto donde ha reposado los últimos días la tumba de la difunta monarca británica, antes de que el Gobierno cerrara el acceso a Westminster para comenzar con los preparativos para el funeral de Estado. ¿Cómo ha sido para ella este momento? Todo un «privilegio», admite.

«Fui la última persona en presentar mis respetos a la reina y se sintió como un verdadero privilegio hacerlo», declara Heerey a la cadena 'Sky News'. Tras esperar en la kilométrica cola, junto a otras miles de personas, la mujer logró entrar al hall de Westminster a la 1.15 horas de esta madrugada para dar su último adiós a la monarca que ha reinado el país durante siete décadas. Y será un recuerdo que jamás olvidará. «Es uno de los mejores momentos de mi vida y me siento muy privilegiada de estar aquí», expresa con emoción.