Ursula von der Leyen junto a otros líderes en la conferencia celebrada en la ciudad suiza de Lugano para la reconstrucción de Ucrania. / Efe

La UE crea una plataforma para la reconstrucción de Ucrania

Bruselas prevé una ayuda inicial de 1.000 millones para las necesidades más urgentes mientras Kiev apunta a un coste total de 750.000 millones

IVIA UGALDE

Reconstruir una Ucrania «mejor que la que existía antes de la guerra» se ha convertido en un objetivo central para la UE. Así lo ha puesto de manifiesto este lunes la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en el discurso que ha pronunciado en la localidad suiza de Lugano ante un millar de representantes de 40 Estados reunidos estos dos días para preparar los cimientos de la recuperación del país aliado tras la invasión rusa. El primer paso por parte de Bruselas será la creación de una plataforma para detectar las necesidades de inversión, coordinar acciones y canalizar recursos.

El ente aglutinará a países, instituciones, el sector privado y la sociedad civil. Pero también formarán parte de él organizaciones internacionales como el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones. «A través de la plataforma, la Comisión puede ofrecer su amplia experiencia en la ejecución de programas que combinan reformas e inversiones», subrayó Von der Leyen en la Conferencia de Recuperación de Ucrania, al tiempo que indicó que el Viejo Continente tiene «una responsabilidad especial» y un «interés estratégico» en apoyar a Ucrania frente a quienes quieren «socavar su existencia».

El primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, presente también en Lugano junto al presidente del Parlamento, Ruslan Stefanchuk, y una delegación de unas cien personas, cuantificó en 750.000 millones de dólares (unos 720.000 millones de euros) el coste de la reconstrucción. «Creemos que la fuente clave de recuperación deberían ser los activos confiscados de Rusia y los oligarcas», dijo respecto a unos fondos congelados que tendrían un valor de entre 300 y 500.000 millones de dólares. «Ellos causaron esta destrucción masiva y deberían rendir cuentas», aseguró.

Ucrania, sumida en la espiral bélica, tiene en cualquier caso necesidades urgentes que no admiten esperas. Son precisamente estas demandas las que busca suplir la UE con una asistencia macrofinanciera de 1.000 millones de euros, que se añadirán a los 1.200 millones en préstamos de emergencia concedidos durante el primer semestre. La propia Von der Leyen, respaldada por los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete, ya anticipó en mayo que el monto puede llegar a los 9.000 millones.

«Contribución a la paz»

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, partícipe por videoconferencia en la reunión de Lugano calificó la reconstrucción de su país como «la mayor contribución a la paz mundial». Durante su intervención rescató el discurso que dio el sábado a sus ciudadanos, cuando reconoció que si bien serán necesarias «inversiones colosales, de miles de millones», también habrá «oportunidades extraordinarias» para las empresas que decidan formar parte de la recuperación.

«Ucrania puede salir de todo esto como un país más fuerte y moderno, con un poder judicial y unas instituciones más sólidas, con éxitos en la lucha contra la corrupción, pero también con una economía más verde, más digital y más robusta», añadió la jefa del Ejecutivo comunitario, al tiempo que se comprometió a ayudar a consolidar el estatus de Ucrania como candidato para la membresía de la UE.

El escenario dibujado por Von der Leyen se vislumbra un tanto remoto con las tropas de Moscú en plena ofensiva. El Ejército ruso seguía bombardeando este lunes el este de Ucrania y avanzaba en su plan de conquista de todo el Donbás tras la caída de la estratégica ciudad de Lisichansk después de semanas de encarnizados combates. Los ataques del Kremlin se concentran ahora en Sloviansk y Kramatorsk, dos importantes localidades situadas más al oeste.