El M5S descarta el apoyo del PD y pide nuevas elecciones en Italia

01/05/2018

El líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi di Maio, ganador de las elecciones celebradas en Italia el pasado 4 de marzo, reclamó este martes unos nuevos comicios al no esperar el apoyo del Partido Demócrata (PD), que el jueves reúne a su Ejecutiva para decidir acepta iniciar una negociación.

Di Maio aprovechó la festividad del Primero de Mayo para hablar a los italianos: "Los partidos llenarán este día con frases hechas, eslóganes y deseos sobre el trabajo. Son solo palabras", advirtió en el blog de esa formación "anticasta".

En este sentido, defendió algunas de las medidas que habría impulsado en un Gobierno que ya da por improbable al no lograr el apoyo de la coalición de derechas y tampoco del aún influyente exsecretario del PD (centroizquierda), Matteo Renzi.

"Son todo medidas que los propios partidos que hoy se llenarán de deseos y llamamientos se han negado a hacer porque han preferido mantenerse unidos a Silvio Berlusconi y Renzi en vez de cambiarlo todo", lamentó el candidato del M5S, quien reclamó: "Volvamos a votar cuanto antes".

En los últimos 58 días desde aquellas elecciones del 4 de marzo en las que nadie obtuvo mayoría, el M5S trató primero de pactar un Gobierno con la coalición de derechas, que sumó más votos, pero fracasó, ya que Di Maio solo quería negociar con la Liga Norte (LN) de Matteo Salvini excluyendo a Berlusconi, algo que no ocurrió.

Y, tras el fracaso de su intentona con una derecha que no quería dejar de lado al ex Cavaliere, Di Maio se dirigió al PD, el gran perdedor de las elecciones después de haber gobernado el último lustro.

El PD ha convocado a su Ejecutiva para este jueves con el objetivo de debatir de forma colegiada si iniciar o no una negociación con el M5S, una decisión que ha dividido a un partido ya muy acostumbrado a las divergencias internas.

Rechazo en televisión

Ante las dudas, Renzi, que dimitió como secretario tras el varapalo electoral pero que aún controla una importante corriente de la formación, reapareció en la televisión pública y, en horario de máxima audiencia, dejó clara su postura, la de no apoyar a Di Maio.

Sus palabras causaron polémica en el PD y algunos exponentes, como el ministro de Cultura en funciones, Dario Franceschini, partidario del diálogo con el M5S, quien recriminó a Renzi que "un verdadero líder respeta a su comunidad también cuando no la lidera".

Uno de los miembros de la Ejecutiva del PD, Luigi Zanda, alcalde de Bolonia (norte), arremetió este martes contra Renzi y le reprochó que no haya hecho autocrítica y que esté "perjudicando" al partido con "su ego desbordante", en una entrevista a Il Corriere della Sera.

Sin embargo todo apunta a que, salvo sorpresas, la Ejecutiva seguirá la dirección trazada por Renzi y dirá no al M5S, lo que explica la invitación de Di Maio a Salvini para acudir juntos ante el jefe del Estado, Sergio Mattarella, y pedirle elecciones en junio, algo que "a priori" parece improbable.

Los sindicatos en este Primero de Mayo rechazaron la convocatoria de unos nuevos comicios y coincidieron en reclamar la formación de un Gobierno de forma "urgente" para pedir mejoras en salarios y pensiones y luchar contra el desempleo.

Con la negativa de la coalición derechista y del PD, Mattarella deberá ahora buscar una nueva solución y las posibilidades son tres, según los analistas: nuevas elecciones, un Gobierno en minoría u otro temporal presidido por una figura de alto perfil institucional.

La derecha quiere gobernar en minoría

Berlusconi, tras el triunfo de la coalición de derechas en las regionales de Molise (centro) y Friuli Venecia Julia (nordeste), señaló que esta es "una razón más para encargar al centroderecha la guía del Gobierno nacional".

Los medios italianos señalan este martes en sus análisis que Berlusconi, Salvini y Giorgia Meloni, líder de la ultraderechista Hermanos de Italia, planean pedir el encargo de formar Gobierno y tratar de sacar adelante un Ejecutivo en minoría.

Pero para ello, los dirigentes derechistas deben lograr que algún grupo se abstenga o no asista a la sesión de investidura en el Parlamento, y no pocos: cuentan con 127 escaños de los 161 necesarios en el Senado y 261 de los 316 requeridos en la Cámara de los Diputados.

Por el momento Salvini, más que en elecciones, piensa en llegar al Gobierno y hoy apareció conduciendo una excavadora, uno de los símbolos con los que ha prometido derruir los campamentos de inmigrantes y nómadas.

"Tomo lecciones de excavadora, ¿hago bien?", preguntó el líder de la Liga a sus seguidores en Twitter con un mensaje acompañado por la etiqueta "vamos a gobernar".