El laborismo rebaja las expectativas sobre el apoyo a un segundo referéndum

El Partido Laborista británico rebajó este lunes las expectativas sobre su apoyo a la celebración de un segundo referéndum sobre el brexit, aunque la decisión continúa en manos de las bases, que este martes votarán sobre la posición que debe tomar la formación.

PAULA BAENA VELASCO (EFE) / LIVERPOOL

En la primera jornada de la Conferencia Anual de los laboristas que se celebra hasta el miércoles en Liverpool (Inglaterra), el portavoz de Economía, John McDonnell, manifestó que un hipotético segundo referéndum sobre el brexit no incluiría la posibilidad de permanecer en la Unión Europea, sino los términos del acuerdo de salida con Bruselas.

McDonnell señaló que su formación respetará el resultado del plebiscito del 23 de junio de 2016, en el que se impuso la opción del brexit por un 51% de los votos.

Una afirmación que echaría por tierra las aspiraciones del sector más proeuropeo del partido, del cual algunos representantes enarbolaron este lunes la bandera del bloque comunitario a las puertas del centro de congresos.

Sin embargo, el político matizó que "todas las opciones" siguen sobre la mesa para que exista una "interacción democrática" con los afiliados que votarán la moción este martes, tal y como anunció el líder del partido, Jeremy Corbyn, que se comprometió a respaldar el resultado.

La opción que persigue el aparato del partido es la celebración de unas nuevas elecciones generales, para que sea un Gobierno laborista el que se ponga al cargo de las negociaciones.

Unas conversaciones que atraviesan un momento crítico después de que el club comunitario mostrara su rechazo al acuerdo propuesto por la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, la semana pasada en Salzburgo (Austria).

Tras el desencuentro entre ambas partes negociadoras han crecido las especulaciones sobre ese adelanto electoral, aunque este domingo el Gobierno se apresuró a desmentirlo.

La negativa mostrada por Downing Street -la residencia oficial de la premier- a la celebración de comicios anticipados no ha minado el ánimo de McDonnell, que ha persistido en su insistencia al Gobierno para que el Reino Unido vuelva a las urnas.

"Cuando quiera que lleguen las elecciones, estamos preparados. Preparados para hacer campaña por la victoria, para gobernar y para construir el futuro", manifestó.

Para McDonnell, "tan pronto como cambie el Gobierno, cambiará toda la atmósfera" de las negociaciones, lo que favorecería el acuerdo con la Unión Europea en los seis meses que restan para el brexit, programado para el 29 de marzo de 2019.

Renacionalización

En el plano económico, el portavoz laborista desveló un plan de renacionalización de las industrias del agua, energía, ferrocarriles y correo postal si Corbyn llega al poder.

"Habrá una apertura y transparencia sin precedentes en la forma en la que se gestionará la industria", afirmó el político, al tiempo que abogó por el fin de "la especulación con dividendos, los vastos salarios a ejecutivos y los pagos excesivos de intereses".

El laborista negó las acusaciones que apuntan a que la nacionalización de servicios supone un "retorno al pasado" y defendió un "futuro socialista".

Además, reveló que un Gobierno laborista obligaría a las empresas de más de 250 trabajadores a crear un "fondo de propiedad" que aglutine parte de sus beneficios y que dé a los empleados acciones de la compañía.

Contra la evasión de impuestos

"Después de décadas de hablar sobre la democracia industrial, un Ejecutivo laborista trabajaría para implementarla", adelantó, y anunció planes para reunir a instituciones como Iglesias, sindicatos y fondos de pensiones en una campaña para presionar a las empresas a que dejen de evadir impuestos.

El portavoz, que protagonizó el primer gran discurso de la conferencia, erigió al Partido Laborista como el protector "de la economía y los empleos del país" frente a los tories de May.

Según la organización, unas 13.000 personas se han acreditado para asistir al congreso, que este martes celebrará la jornada decisiva en el devenir del partido respecto al brexit.