El Gobierno alemán, pendiente de Merkel y Seehofer

02/07/2018

El bloque conservador liderado por Angela Merkel canceló este lunes la reunión de su grupo parlamentario, que debía tener lugar horas antes del encuentro decisivo por la tarde entre la canciller alemana y su ministro del Interior, quien amenazó con dimitir si no se logra una línea común en materia de política de asilo.

La reunión del grupo parlamentario conjunto formado por la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y la Unión Socialcristiana (CSU) del ministro del Interior, Horst Seehofer, iba a ser la última oportunidad de los partidos hermanados de limar asperezas y avanzar hacia un acuerdo.

En una entrevista al programa matinal de la cadena pública ZDF, el cristianodemócrata Carsten Linnemann, vicepresidente del grupo parlamentario de la CDU/CSU, se mostró convencido de que en la reunión ahora cancelada muchos diputados tomarían la palabra para defender la continuidad del bloque conservador.

Linnemann reconoció que la solución efectivamente ahora sólo está en manos de Merkel y Seehofer, y agregó que la disputa en torno a la gestión del flujo migratorio ha dejado de ser un asunto de fondo para convertirse en una cuestión política, la de si se quiere seguir o no trabajando conjuntamente.

Aseguró que nadie desea la ruptura del bloque conservador y advirtió que si eso ocurre, en diez o quince años podría darse en Alemania una situación como en Italia, donde los conservadores han desaparecido y los populistas han logrado catapultarse al poder.

"Eso no lo quiere nadie, y esta comunidad de destino, esta unidad en un grupo parlamentario, está por encima de todo, y eso deben saberlo los dos", dijo y agregó que ambos deben cumplir con su responsabilidad de liderazgo y acercar posiciones, porque hay mucho en juego.

Acuerdo y eficacia

En tanto, el jefe del Gobierno de Baviera, el socialcristiano Markus Söder, aseguró que la postura de su partido es clara, pero que están dispuestos a llegar a un acuerdo que, "naturalmente, al final tiene que ser efectivo".

Aseguró que nadie en la CSU pone en duda al Gobierno como tal y que su partido no contempla ninguna vía fuera del Ejecutivo ni una escisión, algo que, en su opinión, no les fortalecería sino, al contrario, les debilitaría en su postura.

El Gobierno alemán, pendiente de Merkel y Seehofer

Respecto al anuncio de una posible dimisión como ministro del Interior y de líder de la CSU si no hay acercamiento de posturas con Merkel, Söder afirmó que todos se quedaron sorprendidos y que le dijeron a Seehofer que reflexionara sobre esta decisión y permaneciera en el cargo.

Un motivo para la cancelación este lunes de la sesión del grupo parlamentario conjunto podría ser que muchos la consideren poco útil mientras Merkel y Seehofer no se reúnan personalmente, encuentro que, según los medios, tendría lugar esta tarde.

Conversaciones

Seehofer había anunciado el domingo por la noche tras una reunión con la cúpula de su partido en Múnich que había puesto a disposición sus cargos de ministro del Interior y de líder de la CSU, pero que como "paso intermedio" mantendría conversaciones este lunes con la CDU con la esperanza de llegar a un acuerdo.

"Mañana volveremos a hablar. Queremos intentar, por el bien de nuestro país y la capacidad operativa de nuestra coalición y del gobierno, que queremos mantener, llegar a un acuerdo en esta cuestión central de los controles de fronteras y de las devoluciones (de inmigrantes), sólo sobre esta cuestión", dijo a la prensa.

Merkel rechaza cualquier tipo de medida nacional unilateral para hacer frente al flujo migratorio y apuesta por soluciones europeas y acuerdos bilaterales, mientras Seehofer insiste en cerrar la frontera a aquellos inmigrantes que hayan sido registrados ya en otro país comunitario.