El acuerdo europeo cierra puertas al asilo

01/07/2018

La canciller de Alemania, Angela Merkel, afirmó este domingo que el acuerdo migratorio alcanzado en el Consejo Europeo de esta semana debería satisfacer las demandas de los conservadores bávaros, que habían amenazado con cerrar las fronteras si no había una solución europea.

Efe / Berlín

Merkel, en una entrevista en la televisión pública ZDF, aseguró que los acuerdos alcanzados en Bruselas tienen "efectos equivalentes" al cierre fronterizo para los movimientos de peticionarios de asilo dentro de la Unión Europea (UE) -la denominada migración secundaria- que había esgrimido la Unión Socialcristiana (CSU) para la próxima semana.

Agregó que aún queda mucho por negociar en la UE para resolver la cuestión migratoria, que "Europa es lenta y no estamos donde queremos estar" y que "falta mucho" para dar una solución europea a esta situación.

En la entrevista, Merkel afirmó que "en suma, todo lo que hemos acordado tiene efectos equivalentes, esta es mi impresión personal", aunque reconoció que es la CSU quien "tiene que decidir esto por sí misma".

"Es, en primer lugar, sostenible desde el punto de vista europeo. Europa es lenta y no estamos donde queremos estar. Debemos aún trabajar mucho. Y tras esta cumbre el tema no está ni por mucho resuelto. Eso lo sabemos todos", reconoció la canciller.

No obstante, a su juicio, la "vía europea" era la única válida en este tema que asegura se toma "muy, muy en serio".

Unidad europea

"Estoy a favor de que Europa se mantenga unida, porque si no todo el logro de Schengen (en referencia al área de libre circulación) se podría poner en peligro. Por eso el funcionamiento a una de Europa es tan importante", argumentó reivindicando sus tesis frente a la amenaza unilateral de los conservadores bávaros.

Su postura siempre ha sido que la solución debe cumplir la máxima de "no de forma unilateral, no sin acuerdo, no a costa de terceros" y lo acordado en el Consejo europeo va en esta línea.

Merkel dijo asimismo entender las quejas del presidente de la CSU, Horst Seehofer, que ejerce de ministro de Interior en su Ejecutivo, y consideró haber respondido a sus reivindicaciones.

Riesgo de minoría

La canciller evitó pronunciarse sobre la posibilidad de que la CSU decida en su reunión de este domingo tachar de insuficiente el acuerdo comunitario e instar a Seehofer a ejecutar el cierre de las fronteras a inmigrantes registrados ya en otro país europeo.

Indicó que sería especular e interferir en la reunión de la cúpula de la CSU, donde está previsto que participe, además de Seehofer, el jefe del Ejecutivo bávaro, Markus Söder.

La canciller sí que indicó que el acuerdo de Bruselas supera las expectativas que ella misma tenía hace dos semanas y abogó porque siga adelante la "historia de éxito" de la alianza de décadas de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), con la CSU.

Es posible que, si la CSU aboga por cerrar las fronteras, Merkel cese a Seehofer y que, en consecuencia, los bávaros se retiren del Gobierno alemán, dejando a Merkel en minoría.