Donald Trump, en una imagen de archivo. / Reuters

Trump gana tiempo en su batalla legal con el Gobierno de EE UU

Una jueza retrasa la investigación tras la redada del FBI en la mansión de Mar-a-Lago al fallar a favor de nombrar un «magistrado especial» que arbitre sobre si el departamento de Justicia puede utilizar o no el material clasificado incautado

CAROLINE CONEJERO Nueva York

Una victoria legal en los tribunales ha otorgado a Donald Trump una ventaja temporal en su batalla contra el departamento de Justicia, que retrasará la investigación en curso sobre la sustracción ilegal de documentos de alto secreto incautados en la redada del FBI en su mansión de Mar-a-Lago el mes pasado. La jueza de la corte de distrito de Florida, Aileen Cannon, falló el lunes a favor del expresidente de EE UU en su petición para nombrar a un «magistrado especial» que arbitre si el Gobierno puede o no utilizar el material clasificado en la investigación que lleva a cabo contra él.

La sorprendente decisión de la jueza Cannon, una magistrada nombrada por Trump, ha sido considerada por numerosos expertos en Derecho como «profundamente problemática» y de dudosa ética judicial ya que ha sido tomada por un magistrado designado por el propio exmandatario. Ambas partes tienes hasta el viernes como fecha límite para presentar una lista conjunta de posibles candidatos de la que se pueda designar un «magistrado especial» cualificado que dirima en un papel de árbitro independiente sobre los documentos secretos.

Aunque el nombramiento de un magistrado especial de arbitraje no es nuevo, y fue utilizado también en los casos de registro domiciliario y de oficinas de dos de los exabogados del expresidente, Rudy Giuliani y Michael Cohen, el caso de Trump es diferente. La categoría de información secreta de gran sensibilidad de los documentos incautados en Mar-a-Lago no deja claro cómo un magistrado especial, generalmente un abogado o juez jubilado, podrá formarse un criterio sobre un material de acceso restringido incluso a muchos funcionarios del FBI.

El ex fiscal general de Trump, William Barr, no se anduvo con rodeos y calificó la petición de un magistrado especial por parte del expresidente como una «palangana de mierda». Barr, que protegió a Trump de la investigación independiente de Robert Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, se ha convertido últimamente en uno de los críticos más duros del exmandatario. En una aparición en el canal ultraconservador Fox News, defendió la redada del FBI y condenó al predecesor de Joe Biden por llevarse los documentos secretos del Gobierno, una acción que calificó de «abuso de poder».

A solo nueve semanas de los comicios de mitad de legislatura a primeros de noviembre, y a pesar del retraso que el nuevo caso legal pueda causar en la investigación contra el expresidente, el departamento de Justicia entra en el periodo de 60 días previos a elecciones en que debe abstenerse de acciones públicas que puedan tener algún impacto electoral.