Pelosi (c), a su llegada al aeropuerto Songshan de Taipéi, donde ha sido recibida por el ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Joseph Wu (i) / ep

Pelosi desafía a China y aterriza en Taiwán

La presidenta de la Cámara de Representantes hace caso omiso de las amenazas de Pekín, que ha desplegado buques de guerra como medida de presión

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha aterrizado este martes en Taiwán a las 22:40 hora local (16:40 en España). Las imágenes de la televisión mostraban a la legisladora, de 82 años, a su llegada al aeropuerto Songshan de Taipéi, donde ha sido recibida por el ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Joseph Wu.

La tercera autoridad estadounidense cumple así con lo que venía anunciándose en los últimos días y realiza la primera visita a la isla de un alto representante estadounidense desde 1997 (el último fue el republicano Newt Gingrich en 1997, con Bill Clinton en la Casa Blanca). A su llegada a la isla, Pelosi ha señalado, a través de sus redes sociales, que su visita «honra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos de apoyar la vibrante democracia de Taiwán».

El aterrizaje de Pelosi en Taiwán supone todo un desafío a China, que había amenazado con «medidas contundentes» a la eventual visita. La líder demócrata está realizando en los últimos días una gira por Asia, que le ha llevado, entre otros sitios, a visitar Singapur o Malasia, de donde ha despegado con rumbo a Taipéi, capital de la isla china.

Tensión militar

Pekín ha desplegado en las últimas horas buques de guerra en el mar del sur de China, cerca del estrecho de Taiwán, como medida coercitiva ante la eventual visita de Pelosi. Y, a partir del jueves, realizará maniobras militares con munición real en el entorno de la isla. Por su parte, EE UU ha posicionado cuatro buques militares en la zona, incluido el portaaviones USS Ronald Reagan. Mientras, Taipéi ha ordenado desde este martes a sus fuerzas armadas estar listas para el combate.

El Ministerio de Defensa de China, asimismo, advirtió la semana pasada que el Ejército Popular de Liberación «no se quedará de brazos cruzados». Lo hizo antes de que los mandatarios chino y estadounidense, Xi Jinping y Joe Biden, mantuvieran una conversación telefónica.

El escenario que se abre a partir de ahora es incierto. Pekín considera la parada de Pelosi en Taiwán una grave afrenta, ya que en la práctica supone un espaldarazo a las aspiraciones independentistas de Taiwán respecto a la China continental. Pekín considera la isla parte de su territorio.

Desde que restablecieron lazos en 1979, las relaciones entre EE UU y China, las dos mayores potencias mundiales, se basan en el principio de 'Una sola China', que viene a significar que Washington reconoce a Pekín como representante del gigante asiático. No obstante, el estatus de Taiwán no quedaría definido, lo que permite a EE UU mantener con la isla una «ambigüedad estratégica», de manera que puede brindarle apoyo militar si fuera necesario, como ha reconocido el propio Biden en varias ocasiones.

Rusia acusa a EE UU de «desestabilizar el mundo»

Rusia ha acusado este martes a Estados Unidos de «desestabilizar el mundo» provocando tensiones en torno a Taiwán y desatando la ira de China. «Washington desestabiliza el mundo. Ni un solo conflicto resuelto en las últimas décadas, sino varios provocados», ha dicho en Telegram la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, María Zajárova.