Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 19 de abril
Melania Trump junto a su esposo. Reuters
«Me hubiera gustado estar en la investidura»

«Me hubiera gustado estar en la investidura»

Melania Trump publica un vídeo de despedida de seis minutos para defender su legado y animar al pueblo a solucionar sus problemas «sin violencia»

caroline conejero

Nueva York

Martes, 19 de enero 2021, 09:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Melania Trump defendió su legado como primera dama en un video hecho público el lunes, pero también tuvo palabras conciliadoras que le distancian de su marido en el momento de la despedida. Días después del asalto de la sede del Congreso por simpatizantes del presidente, Melania pidió a su público que «sean apasionados en todo lo que hagan. Pero siempre recuerden que la violencia nunca es la solución, y nunca estará justificada».

Tras admitir que para ella «los cuatro últimos años han sido inolvidables» y que le habría gustado asistir al traspaso de poderes, dedicó unas palabras de apoyo a los trabajadores que han estado en primera línea en la lucha contra el Covid-19, así como los fallecidos a causa de la enfermedad. «Lloramos por las familias que han perdido a un ser querido debido a la pandemia. Cada vida es preciosa, y les pido a todos los estadounidenses que tengan precaución y sentido común para proteger a los vulnerables, ya que ahora se están administrando millones de vacunas».

La primera dama pidió al pueblo «predicar con el ejemplo». «Aproveche cada oportunidad para mostrar consideración por otra persona», señaló la Sra. Trump en un intento por establecer su legado, que incluye la restauración de un ascensor y un baño, la reparación del papel tapiz en el Comedor Familiar y, en medio de la pandemia, la remodelación del Jardín de Rosas de la Casa Blanca.

La primera dama dedica palabras de apoyo alos trabajadores en primera línea de la lucha contra la pandemia

Como custodia temporal del tesoro nacional de la Casa Blanca, la remodelación del Jardín de Rosas causó especial consternación tras la eliminación de los árboles de la era Kennedy y muchos de los setos de flores que le otorgaban su esplendor. Tres semanas después de ser inaugurado, tuvo que ser restaurado de nuevo, tras los destrozos de la campaña de Trump que utilizó la Casa Blanca para celebrar la Convención Nacional del partido Republicano.

Tacones de aguja en el barro

Desde la insulsa campaña anti- bullying vacía de contenido que nunca fue, pasando por la espantosa elección de vestuario para las visitas públicas hasta las horribles decoraciones navideñas, como primera dama Melania Trump deja un legado de indiferencia, insensibilidad y ostentación de privilegio.

Entre sus apariciones más comentadas destacan los tacones de aguja y gafas de sol de marca para la visita a Houston tras la devastación del huracán 'Harvey' en 2017. O la gabardina verde con pintada en la espalda de 'No me importa, ¿y a tí?', durante su visita a los centros de detención de inmigrantes en la frontera donde se realizaban la separación de familias y los niños permanecían en jaulas. También la enorme capa abrigo fucsia que recordaba a María Antonieta para su discurso en Naciones Unidas sobre el hambre mundial, y el sombrero safari colonial en su visita a África en 2018.

Melania que se inauguró en la Convención Republicana de 2016 con un discurso plagiado al pie de la letra a Michelle Obama, no puede haber contrastado más con la queridísima figura pública de su antecesora. Su frío distanciamiento en los actos públicos, su falta de gracia y espontaneidad, siempre con las gafas negras, sonrisa de modelo inalcanzable, ha sido incapaz de dotar su cargo con la humanidad y familiaridad que requiere la primera dama del país.

Al final, no pasa de ser una ostentosa decoración más en el abarrotado bosque de árboles artificiales navideños congelados del desfile de terror que marca la presidencia de su marido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios