Fusil de asalto Colt AR-15. / AFP

AR-15, el fusil protagonista de las últimas matanzas

Bien equilibrado, poco pesado, totalmente ajustable y con una gran potencia de tiro, es un arma de dotación militar, adoptada por numerosos cuerpos de seguridad, favorita de los coleccionistas y tiradores deportivos

J. L. ALVAREZ Madrid

El fusil de asalto AR-15, originamente inventado por ArmaLite y vendida su patente después a Colt's Manufacturing Company, es un arma semiautomática que por su tamaño y versatilidad se ha convertido en elemento de dotación de numerosos ejércitos y fuerzas de seguridad. De mecanismo semiautomático, anulado segun las legislaciones para que solo pueda disparar 'tiro a tiro', también es una de las armas preferidas por los coleccionistas y aficionados al tiro deportivo. Sin embargo, también se ha convertido en triste protagonista de las últimas matanzas perpetradas contra civiles en Estados Unidos y otros países del mundo. La última ocurrió este martes en una escuela de primaria de Uvalde (Texas), donde 19 niños del colegio de primaria Robb y dos profesores cayeron abatidos por Salvador Ramos, que armas las compró el día anterior al cumplir los 18 años.

El AR-15 no es que sea nuevo. Nacido en 1959 y fabricado por Colt desde 1964 se estrenó en combate durante la guerra de Vietnam, donde pronto cobró protagonismo frente al omnipresente M-16. En un principio el AR-15 de ArmaLite y el de Colt se parecían mucho, pero con el tiempo el fusil fue cambiando de manera apreciable.

El modelo actual se fabrica con tres largo de cañón -de entre 406 y 991 mm.-, siempre municionado con cartuchos 223 Remington (en su versión para tiro deportivo) o 5,56 mm x 45 OTAN (para uso militar) -la misma del HK G-36 que emplea el Ejército español-. También se vende con distinto largo de cañón de 410 mm a 610 mm. Su peso es de tres kilos.

Puede montar cargadores de 5, 10, 20 o 30 cartuchos y cuenta con una capacidad de fuego de 750 disparos por minuto y 550 metros de alcance. La velocidad de disparo es de 975 metros por segundo. Destaca su bocacha apagallamas -instalada en la punta del cañón- que, además de reducir el fogonazo del disparo que deslumbra al tirador y descubre su posición, reduce el sonido de la detonación. También puede montar carriles 'picattiny', para instalar accesorios como linternas, punteros láser o un lanzagrandas.

Fusiles AR-15 de diseño. / AFP

Con estas dimensiones, este fusil de asalto es un arma un poco más grande que el antiguo subfusil Z-70b, con el culatín desplegado, que fabricaba Star y que utilizaban las fuerzas armadas y de seguridad españolas. Ahí está su éxito, dado que el soldado puede pasar con este arma por lugares estrechos y emplearlo en autodefensa en distancias relativamente cortas, donde una pistola sería más eficaz. Otra de sus ventajas es el culatín que es extensible a gusto del tirador.

Dado el éxito de Colt con este arma, como antes pasó con la pistola 1911, otros fabricantes comercializan réplicas del AR-15. En Estados Unidos es el fusil/carabina más comprado por los ciudadanos para autodefensa, tal como permite la segunda enmienda de la Constitución del país.