Dos de los cuervos de la Torre de Londres. / Abc

Desaparece un cuervo de la Torre de Londres y tiembla la monarquía

La leyenda se remonta a la época de Carlos II y dice que si no hay seis aves significaría el fin de la monarquía británica y la llegada del caos

Javier Varela
JAVIER VARELA Madrid

¿Mal augurio para Inglaterra y la monarquía? Si hay unos animales a los que se presta atención en la capital de Inglaterra son los cuervos que residen en la Torre de Londres. Uno no ha sido visto desde hace semanas en esta histórica fortaleza a orillas del Támesis. Merlina, que así se llama el ave desaparecida, es considerada un pájaro de carácter independiente y su desaparición es todo un misterio que tiene en vilo a miles de británicos por el temor de que hubiera fallecido.

La leyenda se remonta a la época de Carlos II, quien reinó en la segunda mitad del siglo XVII, y dice que si no hubiera seis cuervos en el lugar significaría el fin de la monarquía británica y que el país se vería «sumido en el caos». Este es el motivo por el que se les cortan algunas plumas de las alas para que no se alejen demasiado del edificio volando y se les cuida con todo tipo de detalle y el coste es de 4.600 euros al año. Además, se mantienen uno o dos cuervos de reemplazo.

La propia Torre de Londres, en su página web, reconoce que es «una noticia realmente inquietante» porque el hecho de que lleve tanto tiempo o desaparecida podría indicar «que puede haber muerto». Sin embargo, los responsables de la Torre han querido mandar un mensaje tranquilizar a los británicos, al asegurar que «actualmente tenemos siete cuervos en la Torre, uno más de los seis necesarios».

Desde que pertenece a la camada de cuervos 'reales', Merlina se ha convertido en la «reina de los cuervos», según la institución que pertenece al organismo que forman los palacios reales históricos. Aunque a veces emprendía el vuelo y pasaba tiempo lejos de la Torre, siempre había regresado con sus compañeros Poppy, Erin, Jubilee, Rocky, Harris, Gripp y Georgie.

Chris Skaife, el cuidador de las aves, reconoció a la BBC que «tenemos siete cuervos en la Torre de Londres, seis por decreto real, y por supuesto tengo uno más de sobra, así que por el momento todo está bien». Unas palabras que a buen seguro tranquilizarán a la familia real británica y a los defensores de la monarquía.

La Torre, a orillas del Támesis, es uno de los lugares más visitados de Londres ya que cuenta con un sangriento y oscuro pasado en el que se han visto apariciones de fantasmas, alguno de ellos pertenecientes a la Casa Real. El motivo de estas 'presencias' es que desde el año 1066 sirvió como una temible prisión donde fueron encerrados personajes ilustres. Posteriormente pasó a ser un castillo, un depósito de armas e incluso un zoo donde vivían los animales de la realeza durante un siglo. Hoy en día, gracias a sus muros inexpugnables, alberga las famosas joyas de la Corona británica.