El ministro de Exteriores chino, Wang Yi. / efe

China se muestra dispuesto a mediar en el conflicto y facilitar el diálogo

El ministro de Exteriores, Wang Yi, se mostró mucho más contundente a la hora de demostrar su «amistad» con Moscú que su voluntad mediadora

PABLO M. DÍEZ Pekín

Mientras Estados Unidos, la Unión Europea y la propia Ucrania le piden ayuda para que medie con Rusia y detenga la guerra, China sigue haciéndose de rogar y jugando a una supuesta ambigüedad que, por omisión, es en realidad un apoyo velado a Putin. Así se ve cada día en los medios y en las redes sociales, y así lo manifestó este lunes el ministro de Exteriores, Wang Yi, mucho más contundente a la hora de demostrar su «amistad» con Moscú que su voluntad mediadora.

«La amistad entre chinos y rusos es sólida como una roca», aseguró en su comparecencia con motivo de la Asamblea Nacional Popular, la reunión anual del Parlamento orgánico del régimen. A pregunta de un periodista, Wang Yi explicó que «sin importar lo precaria y desafiante que sea la situación internacional, China y Rusia mantendrán su foco estratégico y avanzarán en su cooperación integral».

Wang Yi señaló que «China está preparada para seguir jugando un papel constructivo y facilitar el diálogo por la paz, trabajando con la comunidad internacional cuando sea necesario para llevar a cabo la mediación que haga falta».

Negociaciones

Pero no explicó cómo lo haría y se limitó a insistir en la necesidad de diálogo y a recordar que «el segundo día conflicto, el presidente Xi Jinping llamó por teléfono a Putin y le manifestó el deseo de China de Rusia y Ucrania tuvieran conversaciones de paz lo antes posible. El presidente Putin respondió positivamente y, desde entonces, ha habido dos rondas de negociaciones». «Esperamos que la tercera consiga más progresos», dijo sin mencionar la palabra «guerra» y obviando los bombardeos y ataques contra civiles, que han frustrado los intentos de abrir corredores humanitarios.

En cuanto a Taiwán, la isla independiente 'de facto' reclamada por Pekín, Wang Yi quiso marcar diferencias con Ucrania y declaró que «ambos asuntos son diferentes y no se pueden comparar». «Taiwán es una parte inalienable de China y una cuestión interna, mientras que el otro asunto es entre dos países». Además, acusó a EE UU de «apoyar a los secesionistas de Taiwán, lo que traerá consecuencias insoportables».