Sede de la Comisión Europea. / EFE

Bruselas lanza su cuarta ronda de sanciones con más oligarcas bajo castigo

El grueso del paquete busca estrangular aún más la economía del país aislándola de la OMC y de organismos como el Banco Mundial

S. A.

Por la vía rápida. La UE, que desvelaba la noche del viernes su nueva ronda de sanciones para estrangular la economía rusa y que el sábado las consideraba en vigor, cerró este lunes los últimos flecos del que es ya su cuarto 'paquete' de castigo. En el 'debe' quedaba la ampliación de su ya kilómetrica lista de oligarcas rusos, que engrosan 862 nombres y 53 entidades. Y en un reunión a nivel de embajadores celebrada en Bruselas, se sumaba al menos una quincena más de multimillonarios afines al Kremlin, entre los que destacaba Roman Abramovich, el mediático propietario del Chelsea.

«Es un magnate ruso que tiene vínculos estrechos y prolongados con Vladimir Putin» a quien tiene «acceso privilegiado». Esta es una de las razones que se esgrimen en un primer borrador, avanzado por AFP, que tomará cuerpo legal defintivo con la publicación en el Diario Oficial de la UE.

Esta actualización se enmarca dentro de un 'pack' más amplio diseñado por la Unión Europea, en coordinación con Estados Unidos y las potencias del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Reino Unido). Pulsarán (o al menos han amenazado con hacerlo) el botón rojo que podría llevar a Rusia a perder el estatus de nación favorecida en los mercados occidentales; quedarse sin los beneficios de los que disfruta como miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Y éste solo sería un primer paso. También se la empujaría fuera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Este lunes Ucrania también reclamó al expulsión «inmediata» de Rusia del Consejo de Europa, un órgano supranacional integrado por 46 Estados, ajeno a la UE.