El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante su discurso en Varsovia. / AFP

Biden afirma que Putin no puede permanecer en el poder

El presidente de EE UU se reúne en Polonia con dos ministros de Ucrania y pide a Occidente que se arme de «valor» para una «larga guerra»

DIANA MARTÍNEZ

«Ucrania ha inspirado a todo el mundo», declaró este sábado el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el segundo día de su visita a Polonia. Durante esta jornada se reunió con los ministros ucranianos de Exteriores y Defensa, Dimitro Kuleba y Oleksi Reznikov, para discutir la evolución de la invasión rusa. «Vivimos en una era de ucraniocentrismo, pero en lucha mutua con un enemigo común», manifestó el demócrata.

Kuleba y Reznikov obtuvieron, según la Casa Blanca, «información actualizada sobre la situación militar, diplomática y humanitaria de Ucrania», en una reunión a la que también asistieron sus homólogos estadounidenses, Antony Blinken y Lloyd Austin. Sentados unos frente a otros en una larga mesa blanca, ambas partes trataron la «importante asistencia militar y humanitaria que Estados Unidos brinda a Ucrania», así como «más esfuerzos para ayudar a Kiev a defender su territorio». Kuleba valoró el encuentro con «cauteloso optimismo».

Después de la reunión, el líder demócrata realizó un discurso en el Palacio Real de Varsovia en el que pidió a Occidente que se arme de «valor» para una «larga guerra». «En esta batalla, debemos tener los ojos abiertos: esta batalla no se ganará en días y meses. Necesitamos armarnos de valor para la larga lucha que tenemos por delante», subrayó Biden ante casi mil personas.

También dedicó unas palabras al presidente de Rusia. Tras señalar que «no estoy seguro de que hayan cambiado» su estrategia en Ucrania, Biden advirtió a Putin de que habrá consecuencias si sus tropas se adentran un en territorio de la Alianza Atlántica. «Ni piense en moverse un solo centímetro dentro del territorio de la OTAN». Mientras, a los ucranianos les envió el mensaje de que «estamos con ustedes». El presidente norteamericano alegó asimismo que la invasión se ha convertido en un «fracaso estratégico» de Moscú y especificó que el pueblo ruso «no es el enemigo», sino Putin, quien ha «estrangulado a la democracia» y «no puede permanecer en el poder», declaró.

Las claves

  • Joe Biden «Vivimos en una era de ucraniocentrismo, pero en lucha mutua con un enemigo común»

  • Unidad defensiva Washington asegura que el artículo 5 de la OTAN, que regula la seguridad colectiva, es «sagrado»

  • Vladimir Putin El mandatario demócrata tachó a su homólogo ruso de «carnicero» tras visitar un campo de desplazados

Ante la amenaza que pudiera representar Rusia tras su operación en Ucrania, Biden aseguró a su homólogo polaco, Andrzej Duda, que el artículo 5 de la OTAN, que señala que una ofensiva contra un miembro es un ataque contra todos sus integrantes, tiene carácter «sagrado» para él. «Cuente con ello, por su libertad y por la nuestra», aseguró en el encuentro que ambos líderes mantuvieron este sábado en su segundo día de visita en Varsovia. Duda, por su parte, instó a acelerar «los programas de adquisición de armas» para reforzar su seguridad y recordó que ambos países firmaron contratos para el suministro del sistema Patriot, así como la compra de aviones de combate F-35 y la adquisición de tanques Abrams.

Crisis humanitaria

El mandatario norteamericano agradeció además a Polonia su esfuerzo en la acogida de refugiados al albergar a más de la mitad de los cuatro millones que han dejado el país desde el principio de la invasión. «Está asumiendo una responsabilidad importante», apuntó. Por la tarde visitó un campo de desplazados para ver «de primera mano» la crisis humanitaria que ha provocado la incursión del Kremlin, que en poco más de un mes ha dejado miles de ucranianos muertos, incluidos 135 niños, según el Gobierno de Kiev.

Más de 2,2 millones de personas que huyeron del conflicto entraron en Polonia desde el inicio de la guerra, según las cifras de la guardia fronteriza. La ONU, por su parte, afirma que en total hay 3,7 millones de desplazados fuera del país, de los cuales 1,8 son niños.

Tras ver por sí mismo la realidad que vive y sufre la población ucraniana, Biden calificó de «carnicero» a Putin. No es la primera vez que el presidente demócrata le describe de esta manera. También le ha tachado de «dictador asesino», «matón puro» y, por segunda vez, «criminal de guerra». La primera ocasión que lo hizo, a mediados de mes, el Kremlin consideró tal declaración como «inaceptable e imperdonable».

Durante su primer día en Polonia, Biden resaltó que «lo más importante» que la comunidad internacional puede hacer en este momento es «mantener a los países democráticos unidos» en la oposición a la invasión rusa y «esforzarse» por mitigar «la devastación» causada «por un hombre, que francamente» considera «un criminal de guerra».