Heridos tras la explosión en una escuela coránica reciben atención médica en un hospital de Samangán, en el norte de Afganistán. / AFP

Los talibanes condenan el atentado contra una escuela religiosa en el norte de Afganistán

La autoría es reclamada por un grupo antitalibán desconocido llamado Frente de Liberación Nacional

T. NIEVA

Los talibanes han condenado el atentado perpetrado el miércoles en una escuela religiosa en la provincia afgana de Samangán (norte), en el que murieron al menos 19 personas y cuya autoría ha sido reclamada por un grupo antitalibán desconocido llamado Frente de Liberación Nacional.

Abdul Kabir, el 'número dos' de las autoridades instauradas por los talibanes tras tomar el poder en el país en agosto de 2021, ha dicho que lo sucedido es un «crimen inolvidable» y ha acusado del atentado a «enemigos de Afganistán y del islam». «Los enemigos de Afganistán y el islam han revelado su enemistad con este ataque contra estudiantes del Corán y la 'sunna' -recopilación de dichos y enseñanzas de Mahoma-. Garantizo que los responsables de este crimen no quedarán sin respuesta», ha dicho a través de su cuenta en la red social Twitter.

La autoría ha sido reclamada por el Frente de Liberación Nacional, que ha afirmado que la escuela era utilizada como «centro de reclutamiento», según ha recogido SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

El ataque ha sido condenado por el representante especial de Estados Unidos para Afganistán, Thomas West, que ha dicho que «es una noticia terrible». «Hay niños entre los muertos y heridos en un ataque contra una escuela religiosa», ha lamentado. «Estados Unidos condena este ataque sin sentido contra civiles inocentes. Todos los niños tienen derecho a ir a la escuela sin miedo», ha manifestado, unas críticas a las que se ha sumado el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El organismo ha recordado a través de su cuenta en Twitter que durante el primer semestre de 2022 «al menos 288 niños murieron o resultaron heridos, también en ataques contra escuelas y centros de enseñanza». «Se cree que la cifra real sea mucho más alta», ha dicho.

«Los niños nunca deben ser objetivo de violencia. UNICEF pide a todas las partes en Afganistán que hagan todo lo posible para mantener siempre seguros a los niños. Los niños necesitan paz y protección para disfrutar de su infancia, alcanzar su máximo potencial y contribuir a un Afganistán próspero», ha zanjado.