Hoshang Hashimi / AFP

Primer atentado mortal en Kabul con el Emirato

Al menos cinco personas pierden la vida en un atentado contra la mezquita Id Gah cuando se celebraba el funeral de la madre de un portavoz de los talibanes

MIKEL AYESTARAN corresponsal en Jerusalén

La seguridad es una de las prioridades para los talibanes desde que reinstauraron el Emirato Islámico de Afganistán, pero tras varios incidentes y pequeñas detonaciones en ciudades como Jalalabad, el terror golpeó el centro de Kabul. Al menos cinco personas perdieron la vida tras una explosión a las puertas de la mezquita Id Gah, una de las más importantes de la capital. El ataque se produjo durante el funeral organizado por los islamistas para despedir a la madre de su principal portavoz, Zabiulah Muyahid, y los accesos al templo estaban bloqueados desde la mañana.

«Según la información de que disponemos, dos civiles murieron y tres resultaron heridos en la explosión», declaró el también portavoz del movimiento, Qari Sayed Khosti, quien dijo que investigan lo ocurrido para encontrar lo antes posible a los culpables. Posteriormente la cifra de víctimas mortales se elevó a cinco.

Esta explosión se produjo un mes después del brutal atentado del brazo afgano del grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra el aeropuerto internacional de Kabul. Más de 170 personas, entre ellas 13 marines de Estados Unidos, fallecieron a causa de esta operación yihadista que se produjo en la recta final de la caótica evacuación liderada por los estadounidenses.

El Estado Islámico local opera bajo el nombre de Estado Islámico de la provincia de Khorasan y se ha convertido en la gran amenaza para la estabilidad interna del emirato. En estas primeras semanas de control islamista el grupo ha reivindicado varias acciones contra milicianos talibanes en la provincia de Nangarhar (al sur del país y en plena frontera de Pakistán). El EI acusa a los talibanes de haber renunciado a sus principios al aceptar una solución negociada con Estados Unidos.

Vuelos internacionales

El ataque contra el funeral de la madre de Muyahid llegó en una jornada en las que los islamistas reunieron a más de mil seguidores en la periferia de la capital para celebrar la victoria frente a las tropas estadounidenses después de dos décadas de guerra. El mulá Muslim Haqqani, viceministro de Asuntos Religiosos, lideró este acto en el que aseguró que su victoria marca la derrota de los «cristianos» y de los «occidentales», según recogió la agencia AFP. Los talibanes siguen cegados por la victoria, con celebraciones en un país con una grave crisis económica y miles de personas a la espera de que se abran las fronteras para poder emigrar.

Los islamistas tratan de garantizar la seguridad, un reclamo que repiten para intentar ganarse el apoyo de la población. La reapertura del aeropuerto para vuelos internacionales sería un paso decisivo para reforzar la imagen del nuevo régimen y el portavoz de la autoridad civil de la aviación, Mohammad Naeem Salehi, declaró que «se encuentra ya plenamente operativo y con capacidad de operar vuelos internacionales». Estas palabras, sin embargo, no terminan de convencer a las compañías y sólo Pakistan International Airlines opera con Kabul, pero con vuelos charter con un precio superior a los 1.000 euros por trayecto.