Manifestación en Berlín este miércoles para condenar la muerte de Mahsa Amini. / afp

Irán bombardea posiciones kurdas en el norte de Irak al acusarles de promover las protestas

Los ataques de la Guardia Revolucionaria dejan al menos siete fallecidos mientras las marchas por la muerte de Mahsa Amini se extienden a las 31 provincias del país

MIKEL AYESTARAN Corresponsal. Estambul

La Guardia Revolucionaria bombardeó por quinto día consecutivo posiciones de diferentes partidos milicia kurdo iraníes en el norte de Irak y mataron al menos a siete personas, según informó el canal Rudaw. La operación tuvo como objetivo «acabar con el apoyo de los separatistas a las protestas» que sufre Irán desde hace dos semanas, detalló la agencia Fars, y en ella se emplearon «misiles Fateh 360 y drones suicidas».

Los kurdos iraníes que se oponen al régimen operan desde el vecino Kurdistán iraquí donde se encuentran los cuarteles generales del Partido de la Libertad del Kurdistán (PAK), el Partido Democrático del Kurdistán de Irán (KDPI), el Partido de la Vida Libre del Kurdistán (PJAK) y Komala. Las autoridades islámicas ven sus manos detrás de la violencia en las movilizaciones de los últimos días y en los llamamientos a la huelga general en la zona kurda del país.

Irán vive las peores protestas de los últimos tres años y la chispa que encendió las calles fue el fallecimiento de la joven kurda Mahsa Amini a manos de la Policía de la moral. Le detuvieron en Teherán hace dos semanas por no llevar el velo de manera correcta y a las pocas horas ingresó en muerte cerebral en un hospital de la capital. La primera gran manifestación tuvo lugar en Saqqez, la localidad natal de Amini. Desde entonces las movilizaciones se han extendido a las 31 provincias del país y son más de setenta los muertos, aseguran diferentes de organizaciones de derechos humanos.

Por parte del régimen no hay cifras oficiales ni de muertos, heridos o detenidos. Obtener información es cada vez más complicado debido a los cortes de Internet, al bloqueo de redes sociales y a la detención de periodistas. Ya son al menos 19 los informadores locales arrestados por cubrir las protestas.

Sin confianza en la justicia

El abogado de la familia Amini, Mohammad Saleh Nikbakht, habló por primera vez con los medios y en una entrevista concedida a Rudaw declaró que «todas las afirmaciones que hace el régimen sobre Zhina, como que sufría una enfermedad crónica y demás, son mentiras y no deben tomarse en serio. El asesinato de prisioneros en estos lugares no es algo nuevo. Si la hubieran matado en el Kurdistán, podrían haber tergiversado los hechos, pero esta vez no pudieron». 'Zhina' es el nombre kurdo de Mahsa, que empleaba este segundo como nombre en farsi.

Nikbakht dijo que el equipo legal de la familia había solicitado la creación de un comité de investigación independiente y mostró «pocas esperanzas» de que cualquier juicio futuro tenga un resultado satisfactorio.

Mahsa habría cumplido 23 años este jueves y seguro que los miles de iraníes que protestan desde su muerte tendrán marcada esta fecha en sus agendas para gritar una vez más en contra del uso obligatorio del velo. La protesta que nació en la provincia kurda de Irán ya es una revuelta a nivel nacional.

Temas

Irán