Ciudadanos norcoreanos siguen por televisión las noticias sobre el lanzamiento. / Anthony WALLACE / AFP)

Corea del Norte lanza un misil capaz de alcanzar Estados Unidos

Washington y Tokio realizan ejercicios militares conjuntos sobre el mar de Japón

T. NIEVA

Corea del Norte disparó este viernes un misil balístico intercontinental (ICBM),, el segundo lanzamiento en dos días, que habría caído en aguas de la zona económica exclusiva japonesa.

El Estado Mayor conjunto surcoreano anunció que había «detectado un presunto proyectil de largo alcance alrededor de las 10.15 horas -2.15 en España-lanzado desde la zona de Sunan, en Pyongyang».

El misil recorrió una distancia de unos 1.000 kilómetros a una altura máxima de 6.100 kilómetros y velocidad de Mach 22, según el Ejército de Seúl, que calificó el lanzamiento como «una amenaza a la paz y estabilidad en la península coreana».

En declaraciones a la prensa en Bangkok, donde participa en una cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), el primer ministro nipón, Fumio Kishida, aseguró que el misil habría caído en aguas de la zona económica exclusiva (ZEE) de su país, cerca de la región norteña de Hokkaido. Además, según el titular de Defensa, Yasukazu Hamada, el proyectil tenía capacidad para llegar a territorio estadounidense.

«Basados en cálculos que consideran la trayectoria, el misil balístico esta vez pudo haber tenido un alcance de 15.000 kilometros, dependiendo del peso de la ojiva, y si es así, podría alcanzar Estados Unidos», afirmó Hamada.

La vicepresidenta norteamericana, Kamala Harris, Kishida y los líderes de Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda y Canadá prometieron presionar a Corea del Norte, durante una reunión de emergencia sobre el tema en Bangkok.

«Condenamos firmemente estas acciones y reiteramos el llamamiento para que Corea del Norte cese estos actos ilegales y desestabilizadores», dijo Harris a los periodistas.

Horas después del lanzamiento, Japón y Estados Unidos anunciaron que realizaron ejercicios militares conjuntos en el espacio aéreo sobre el mar de Japón, unas maniobras que «reafirman la firme voluntad» de la alianza japonesa-estadounidense de «responder a cualquier situación», según el Ministerio de Defensa de Tokio.

Solución diplomática

Rusia acusó a Estados Unidos de «poner a prueba la paciencia» de Pyongyang. Aunque Moscú permanece «fiel» a una solución «diplomática» para la península coreana, «Estados Unidos y sus aliados en la región (...) prefieren un camino diferente (...), como si estuvieran poniendo a prueba la paciencia de Pyongyang», declaró en Moscú el viceministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov.

El disparo se dio un día después de que Corea del Norte lanzara un misil balístico de corto alcance y de que su ministro de Relaciones Exteriores, Choe Son Hui, advirtiera de acciones militares «más feroces» si Washington fortalece su presencia en la región de la península coreana.

La Casa Blanca ha buscado impulsar la cooperación en seguridad regional con ejercicios militares en respuesta a las crecientes provocaciones de Corea del Norte, que considera tales maniobras como evidencia de agresión norteamericana.

El presidente estadounidense, Joe Biden, discutió acciones para controlar el armamento norcoreano con su par de China, Xi Jinping, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, en medio de temores de que Pyongyang realice un ensayo nuclear.

Corea del Norte fue un tema central en la reunión entre Xi y Kishida el jueves al margen de la cumbre de la APEC en Bangkok.

Expertos señalaron que el lanzamiento del ICBM, una de las armas más poderosas de Corea del Norte, es un indicio claro de que el líder Kim Jong-un está molesto por esas discusiones.

«Ahora se estima que fue un ICBM. Si ese es el caso, es un mensaje claro a Estados Unidos y Japón», afirmó Han Kwon-hee, gerente del Foro de Estrategia de Misiles.

Semanas atrás, Corea del Norte realizó una oleada de lanzamientos, incluyendo un ICBM que según Seúl habría fallado.

También disparó un misil balístico de corto alcance que cruzó la frontera marítima de facto entre los dos países, cerca de aguas territoriales surcoreanas.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, lo calificó como una «invasión territorial de hecho».

Ambos lanzamientos fueron parte del torrente de disparos del 2 de noviembre, con 23 misiles, más que en todo 2017.

Expertos señalan que el Norte aprovecha la oportunidad de hacer pruebas de misiles prohibidos porque confía en evitar nuevas sanciones de la ONU dado el estancamiento en el organismo mundial por la guerra rusa en Ucrania.

China, principal aliado diplomático de Pyongyang, se unió en mayo a Rusia para vetar un intento estadounidense de endurecer las sanciones contra Corea del Norte en el Consejo de Seguridad de la ONU.