Borrar
Coreanos ven por televisión las noticias sobre el lanzamiento de un misil norcoreano. AFP
El intercambio de decenas de misiles entre Corea del Norte y del Sur dispara la tensión militar

El intercambio de decenas de misiles entre Corea del Norte y del Sur dispara la tensión militar

Por primera vez desde el final de la guerra en 1953, el régimen dispara hacia el país vecino, que habla de «violación territorial inaceptable»

jaime santirso

Pekín

Miércoles, 2 de noviembre 2022, 08:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Corea del Norte había disparado en lo que va de año más de medio centenar de misiles de todo tipo, cifra récord. Sin embargo, solo en la jornada de este miércoles añadió otros 23 a su cuenta. Uno de los primeros, además, cayó cerca de la costa de Corea del Sur. Sus fuerzas armadas respondieron a estas acometidas con el lanzamiento de proyectiles en dirección contraria, confirmando el inicio de una peligrosa escalada militar.

El norte comenzó las andanadas a las 6.51 hora local con cuatro misiles balísticos de corto alcance, y otros tres dos horas más tarde. Uno de ellos sobrepasó la Línea Límite Norte (LLN), demarcación marítima que separa ambos países, hasta precipitarse 26 kilómetros al sur de la misma; fuera de aguas territoriales de Corea del Sur pero apenas 57 kilómetros al este de la ciudad de Sokcho y 167 al noroeste de la isla de Ulleung, cuyos habitantes se escondieron en refugios antiaéreos ante la alarma emitida por las autoridades. A las 9.12 disparó otra decena de proyectiles.

Los ensayos han continuado en rachas irregulares a lo largo de once horas. «Este lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte marca la primera vez desde la división de la península en que caen cerca de nuestras aguas territoriales. Es intolerable», señaló el Estado Mayor Conjunto surcoreano, en referencia a la Guerra de Corea (1950-1953), conflicto irresoluto dado que la firma de un tratado de paz entre los contendientes permanece pendiente.

Un avión de combate surcoreano lanza un misil de respuesta, este miércoles, a los ensayos balísticos realizados por Corea del Norte.
Un avión de combate surcoreano lanza un misil de respuesta, este miércoles, a los ensayos balísticos realizados por Corea del Norte. reuters

«Nuestro Ejército se ha comprometido a responder con firmeza», avisaba el comunicado oficial emitido por la mañana. El presidente Yoon Suk-yeol convocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional, en la que condenó los disparos como una «violación territorial» y ordenó una «rápida» acción para «hacer pagar a Corea del Norte por sus provocaciones».

En efecto, a las 11.10, varias aeronaves surcoreanas dispararon tres proyectiles de precisión aire-tierra que también rebasaron la LLM. «La reacción de nuestro Ejército reafirma nuestra determinación de responder duramente a toda provocación y muestra que somos capaces de golpear a nuestro enemigo con precisión», subrayó el organismo militar por medio de un texto posterior.

Corea del Norte insistió de nuevo a media tarde con otros seis misiles y un centenar de rondas de artillería dirigidas hacia la LLM, una acción que vulnera el acuerdo de 2018, según el cual la realización de actividades militares en la zona quedaba prohibida.

Esta frenética ofensiva coincide con los ejercicios conjuntos que Corea del Sur y EE UU llevan a cabo cerca de la península, maniobras que Pyongyang ha denunciado como un simulacro de invasión «destinado a golpear objetivos estratégicos» del país. La agencia oficial KCNA reiteró este miércoles las acusaciones, proclamó que «las provocaciones militares no pueden seguir tolerándose» y amenazó con «medidas aún más poderosas en respuesta».

Simulacro nuclear

A lo largo del último mes, el régimen ha redoblado la presión con el lanzamiento de piezas de artillería y múltiples misiles balísticos, uno de los cuales sobrevoló la parte septentrional de Japón obligando a la población a guarecerse, y la movilización de efectivos alrededor de la frontera. Dichas acciones llevaron al Sur a establecer sus primeras sanciones contra el Norte en cinco años, impuestas a 15 individuos y 16 instituciones vinculadas con la carrera armamentística.

Esta hostilidad creciente viene acompañada de rumores sobre un inminente ensayo con armas nucleares. Supondría el séptimo en la historia del país y el primero desde 2017. Kim Jong-un trataría así de reafirmar su peligrosidad para forzar la reapertura de una nueva ronda de negociaciones, con el propósito de suavizar las sanciones internacionales que oprimen su economía.

La semana pasada, el presidente surcoreano Yoon ya anunció ante la Asamblea Nacional que el país vecino habría completado los preparativos para llevar a cabo esta nueva tentativa. Su Gobierno reveló días después haber alcanzado un acuerdo con Estados Unidos y Japón para ofrecer una respuesta «sin precedentes» en caso de que así fuera. Las advertencias, como los misiles, solo a veces alcanzan su objetivo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios