Dos jóvenes, con mascarilla, en Disneyland Shanghái. / Reuters

China cierra Disneyland Shanghái y confina a miles de visitantes por casos de covid

Los asistentes no podrán abandonar el parque, que ya estuvo cerrado tres meses por otro brote, hasta dar negativo en un test de coronavirus

T. DÍAZ

A las 11.39 horas de la mañana del lunes (hora local) los altavoces de Disneyland Shanghái anunciaron que tanto el parque temático principal como las áreas circundantes, incluida su calle comercial, quedarían clausuradas de forma inmediata y hasta nuevo aviso para cumplir con la política de 'cero covid' del régimen de Pekín. Los miles de visitantes que en ese momento se encontraban en las instalaciones vieron denegado el permiso de salir. Y no podrán hacerlo hasta que se les realice un test de coronavirus y den negativo.

El Ayuntamiento de Shanghái ha comunicado también en sus redes sociales la clausura del parque y la obligación de que los visitantes y turistas permanezcan dentro a la espera del resultado de los análisis previstos. Además, cualquiera que haya visitado el lugar desde el pasado jueves 27 de octubre deberá realizarse un PCR diario a lo largo de las próximas tres jornadas, explicó este martes el Gobierno.

Las alarmas saltaron en Shanghái después de que el lunes se detectaran diez nuevos casos de Covid entre vecinos de la ciudad, todos ellos asintomáticos. Además hay otros 34 casos de personas procedentes del extranjero, de los cuales solo cuatro muestran síntomas.

El parque, que abarca un total de 390 hectáreas, incluyendo Disneyland Shanghái, Disneytown y Wishing Star Park, ya estuvo cerrado durante tres meses, hasta marzo de 2022 por otro brote de covid en la ciudad a comienzos de año. Posteriormente se abrió con muchas restricciones, menos capacidad y una plantilla más reducida.

China se mantiene firme con su política de 'cero covid', a pesar del hartazgo y cansancio de muchos de sus ciudadanos. Dicha política pasa por aislar de manera radical a todos los contagiados con o sin síntomas, además de a los contactos cercanos. También se realizan controles fronterizos y pruebas PCR masivas.