Nicolás Maduro. / Reuters

La ONU culpa a Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad

Responsabiliza al mandatario venezolano y a dos de sus ministros de su «apoyo directo» en «violaciones atroces» desde 2014

KAREN PINTO Caracas

Sobre la espalda del presidente venezolano Nicolás Maduro p esan numerosas acusaciones sobre violaciones a los derechos humanos a las que ahora se suma oficialmente la ONU. A través de un contundente informe de más de 400 páginas de una misión especial, Naciones Unidas le vincula a él y a sus ministros del Interior y Defensa con «crímenes de lesa humanidad» por «las ejecuciones arbitrarias y el uso sistemático de la tortura» de las que no sólo tenían conocimiento sino que participaron activamente para ejecutar.

Según la investigación, que se realizó pese a la negativa de Maduro de ingresar a Venezuela para realizar las pesquisas, en el país se ha presentado una represión sistemática de las fuerzas de seguridad hacia la oposición política y ciudadana, que ha sido respaldada directamente por el Ejecutivo «con ayuda esencial» para acallar las voces que se alzan en su contra.

«La misión encontró motivos razonables para creer que las autoridades y las fuerzas de seguridad venezolanas han planificado y ejecutado desde 2014 graves violaciones a los derechos humanos, algunas de las cuales –incluidas las ejecuciones arbitrarias y el uso sistemático de la tortura– constituyen crímenes de lesa humanidad», dijo la presidenta del grupo de expertos Marta Valiñas.

Precisamente desde hace seis años, Venezuela experimenta la mayor crisis social, política y económica de su historia, que ha arrojado a unos cinco millones de migrantes ante el padecimiento del hambre y falta de oportunidades. Pero muchos de los que se quedan luchando contra el oficialismo han sido reprimidos o encarcelados. Así lo asegura la misión especial que estudió cientos de casos de desapariciones, torturas y detenciones arbitrarias, de los cuales se examinaron a profundidad 48 que son los que reposan en el documento.

La oposición agradecida

Esta declaración no ha tardado en ser celebrada por la oposición, empezando por el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, que considera que el informe de la ONU es un «documento histórico» que revela «la tortura, persecución y los asesinatos políticos» propiciados por el Gobierno de Maduro, vinculándolo «no sólo con crímenes de derechos humanos sino con el narcotráfico». «Relata el drama que hemos atravesado los venezolanos en materia de derechos humanos», afirmó ayer.

Guaidó instó a las organizaciones de derechos humanos y los gobiernos a analizar el informe para tomar acciones. Por su parte, Leopoldo López, otra de las cabezas más importantes de la resistencia, dijo que «la comunidad internacional comprueba» lo que han denunciado «durante años» por una «dictadura que lo que busca es mantenerse en el poder» y también espera respuestas internacionales.

Una petición a la que ya se adelantó Naciones Unidas solicitando la intervención del Tribunal Penal Internacional y de las jurisdicciones de otros países que «deberían considerar la posibilidad de emprender acciones legales contra los individuos responsables de violaciones y crímenes que la misión ha identificado».