Familiares de los presos esperan noticias en los accesos al centro penitenciario. / Karen Toro/REUTERS

Una nueva masacre carcelaria deja quince presos muertos en Ecuador

Los centros penitenciarios son escenario habitual de la guerra por el poder que sostienen las bandas vinculadas al narcotráfico

T. NIEVA

Al menos quince presos murieron y otros veintiuno resultaron heridos durante un amotinamiento registrado el lunes en una penitenciaría de Ecuador, constituyéndose en la octava matanza carcelaria desde febrero de 2021, según señaló en un comunicado el organismo que administra las prisiones SNAI, en las que bandas vinculadas al narcotráfico sostienen una guerra por el poder.

Esta última revuelta se produjo en la moderna cárcel de la localidad de Latacunga (en el centro andino y capital de la provincia de Cotopaxi), con unos 4.300 presos, siendo una de las más importantes del país. «Luego de los enfrentamientos registrados en el CPL (Centro de Privación de Libertad) #Cotopaxi, 15 cadáveres de PPL (personas privadas de la libertad) se levantaron en el lugar», confirmó la Fiscalía por Twitter.

En una entrevista concedida el lunes a un canal de televisión, el presidente ecuatoriano Guillermo Lasso presentó «un mensaje de condolencia y de solidaridad con los familiares de aquellos que han muerto hoy en (la cárcel de) Cotopaxi».Reos treparon sobre las cubiertas mientras se escuchaban detonaciones, según imágenes retransmitidas por telenoticieros. Ese centro fue escenario de dos masacres en 2021.

'El Patrón'

Momentos antes, el subdirector del SNAI, Jorge Flores, dijo a la prensa que «de lo que podemos conocer, preliminarmente, el ciudadano Leandro Norero estaría entre las personas víctimas». Norero, conocido con el alias de «El Patrón», fue arrestado en mayo pasado por el presunto delito de lavado de activos, en una operación en la que se decomisaron 6,4 millones de dólares, 24 lingotes de oro, armas de fuego y municiones.

Al parecer, el hombre con nexos con el narcotráfico y que afrontaba una orden de prisión en Perú pasó a ser uno de los jefes entre los reclusos. «Respecto a la muerte del procesado #LeandroN., #FiscalíaEc informa que luego de las tareas de identificación correspondientes se podrá confirmar o no su deceso», apuntó la entidad acusadora.

Las cárceles ecuatorianas, con capacidad para unas 30.000 personas, pero en las que hay 1.900 reos más, se han convertido en los últimos años en campos de batalla donde bandas vinculadas al narcotráfico se disputan el poder a sangre y fuego.

Esa guerra se extiende también a las calles de varias ciudades como el puerto de Guayaquil (suroeste), donde opera un gran complejo carcelario con unos 13.100 detenidos y en el que desde el año pasado se han dado las mayores masacres con cuerpos desmembrados y calcinados, que han pasado a figurar entre las principales de Latinoamérica.

Antes, el SNAI reportó «incidentes» en el reclusorio de Latacunga e indicó que «las unidades tácticas (policiales) siguen en operativo interno para recuperar el control».

Despliegue militar

Militares también actuaron ante el amotinamiento, encargándose del control del perímetro externo, según el SNAI. «El control fue retomado», anunció por la noche el gobernador de Cotopaxi, Oswaldo Coronel.

Un comité de pacificación creado por el Gobierno, que no logró su cometido, señaló en abril que las prisiones ecuatorianas «se consideran bodegas de seres humanos y centros de tortura».

Ecuador, con 18 millones de habitantes, decomisó el récord anual de 210 toneladas de droga en 2021, cuando la tasa de homicidios casi se duplicó al cerrar con 14 asesinatos por cada 100.000 personas.

La nación, localizada entre Colombia y Perú, los mayores productores de cocaína del mundo, ha incautado unas 150 toneladas de estupefacientes en lo que va de este año.

En agosto, el Ejecutivo inició un censo penitenciario con miras a mejorar las condiciones de vida ante el hacimiento en las prisiones.