Operarios trabajan en el rescate en la mina de Coahuila. / EFE

México inicia la operación para el rescate de los diez mineros

Un dron submarino se dispone a entrar en la mina de carbón de Coahuila, donde prosigue el bombeo de agua para que los buzos puedan descender a mediados de esta semana para sacar a los operarios, atrapados desde el miércoles

I. UGALDE

Con la esperanza de encontrarlos con vida, las autoridades de México han iniciado este lunes la operación para rescatar a los diez mineros que quedaron atrapados la tarde del miércoles en un yacimiento de carbón de la región norteña de Coahuila. Un dron submarino equipado con una cámara de alta resolución y luz se dispone a entrar en uno de los tres pozos, anegados después de que el grupo, en plena excavación, se topara con un área contigua llena de agua que al derrumbarse inundó el lugar y les impidió salir. Solo cinco operarios, que tuvieron que ser hospitalizados, pudieron escapar. Expulsados por un «chorro de agua», según relataron a medios locales.

La inmersión del dron servirá para conocer con detalle cómo se encuentra el interior de la mina antes de que, a mediados de esta semana, los buzos puedan descender para proceder al rescate, según informó, Luis Cresencio Sandoval, el secretario de la Defensa Nacional (Sedena). La operación está previsto que se realice por el pozo tres, cuyo nivel de las aguas ha descendido de 34 metros a 19 en los últimos cinco días gracias a las labores de extracción que realizan con potentes bombas que expulsan al exterior 328 litros por segundo.

El anuncio del dron causó revuelo en el campamento donde permanecen los familiares de los mineros en Agujita, una comunidad del Estado de Coahuila, fronterizo con Estados Unidos. Algunos, ilusionados, confiaban en que esta inspección acelere el ingreso de los buzos.

Entretanto, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que el domingo comprobó sobre el terreno los trabajos que llevan a cabo los más de 400 efectivos desplegados en el lugar, ha señalado que mantiene la «fe» de salvar con vida a los diez mineros. Pese a las críticas de las familias de los operarios, el mandatario defendió que su Gobierno «actuó rápido» y prometió que se depurarán responsabilidades. «Primero el rescate y despreocúpense de lo otro que va a haber justicia. No nos vamos a olvidar«, remarcó.

Como primer paso, la Fiscalía General avanzó el domingo que ha pedido a la secretaría de Trabajo información sobre las inspecciones que haya hecho en minas de Coahuila en materia de seguridad. La región es tristemente conocida por los frecuentes accidentes en sus yacimientos. El más reciente ocurrió en junio de 2021, en el municipio de Múzquiz, cuando otra inundación dejó atrapados a siete mineros que perdieron la vida.