Inundación en la localidad de Petrópolis (Brasil). / EFE

Las fuertes lluvias dejan más de un centenar de muertos en Brasil

Los equipos de emergencia trabajan para rescatar del lodo a las víctimas que fueron arrastradas por las riadas

DIANA MARTÍNEZ

La tragedia golpea Brasil. Las fuertes lluvias que se han dado durante seis horas en la ciudad de Petrópolis, en la zona sureste de Río de Janeiro, han devastado el terreno y dejado a su paso más de un centenar de muertos, según el último balance difundido este jueves por los organismos competentes, aunque la cifra podría aumentar. Las labores de rescate continúan para encontrar a otras 42 personas que se encuentran desaparecidas en la 'ciudad imperial', conocida así por haber sido la preferida de Pedro II, el último emperador de Brasil.

Petrópolis, una de las localidades más turísticas de Río de Janeiro, llegó a acumular hasta 259 milímetros de lluvia en seis horas durante la tarde y la noche del martes, lo que ha provocado deslizamientos de tierra en varios puntos de la ciudad, especialmente en el Alto de la Sierra, una zona residencial. Las autoridades han confirmado que de los 104 cadáveres –101 están en el Instituto de Medicina Legal de Petrópolis–, 65 corresponden a mujeres y 36, hombres. Otros trece son menores de edad. Una treintena de víctimas ya han sido identificadas por sus familias.

Un total de 500 efectivos conformados por miembros de Defensa Civil, bomberos y equipos de socorro han conseguido rescatar entre el lodo y los escombros a 24 personas con vida, quienes han sido trasladadas a centros hospitalarios de la ciudad y, en los casos más graves, a Río de Janeiro. Más de 370 familias han sido desalojadas tras perder sus viviendas, después de contabilizarse 269 deslizamientos y teniendo en cuenta el riesgo de que puedan producirse más de estos fenómenos. A pesar de la situación, mucha gente rehúsa a abandonar sus hogares. Aunque el palacio imperial y la catedral se mantienen en pie, el centro histórico de la ciudad ha quedado convertido en un lodazal.

«Ha sido algo fuera de lo común», afirmó el gobernador de Río de Janeiro, Claudio Castro, quien subrayó que se trata de la «peor lluvia desde 1932». El presidente, Jair Bolsonaro, que se encuentra de visita oficial en Rusia y Hungría, dijo que a su vuelta sobrevolará la zona afectada.