Propaganda electoral de Bolsonaro y Lula en una calle de Brasilia. / afp

Bolsonaro siembra nuevas dudas sobre las urnas electrónicas

El presidente habla de graves vulnerabilidades en un informe que el Tribunal Electoral tilda de falso y le acusa de intentar «perturbar» el proceso

DAGOBERTO ESCORCIA

No hay día sin 'fake news' en Brasil. Sin una sospecha de lo que puede pasar antes o después de las elecciones de este domingo en Brasil. Los temores no son gratuitos. El propio presidente y aspirante a repetir mandato, Jair Bolsonaro, lleva la bandera. En un nuevo capítulo de sus fricciones con el jefe del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Alexandre de Moraes, el PL (Partido Liberal) cuestionó el miércoles en un informe las encuestas y también la seguridad de las máquinas de votación electrónica.

En el documento, el PL habla de vulnerabilidades relevantes que pueden conducir a daños internos o invasión externa de los sistemas electorales, lo que tendría un grave impacto en los resultados. La respuesta del TSE fue contundente. Calificó el informe de fraudulento, falso, mentiroso y que tiene solo busca «perturbar» la cita con las urnas. Asimismo, anunció que ha abierto una investigación sobre unos parlamentarios que no es la primera vez que son acusados de difundir información falsa sobre los comicios.

Bolsonaro ha demostrado que tiene mucho combustible para continuar minando el proceso electoral lo que hace crecer los temores de que al final no acepte los resultados. Para muchos analistas, ante las encuestas que favorecen a Lula da Silva, el mandatario intenta recuperar esas noticias falsas que ya lo ayudaron a ganar en 2018. Entonces las 'fake news' estaban ligadas a cuestiones morales y de género.

Ambos candidatos se disponen a celebrar esta noche el último debate televisivo, en el que Bolsonaro ya ha revelado su intención de desgastar a Lula con el discurso de la corrupción y dirigiéndose a él como «ex presidiario». Los partidarios de Lula esperan, por su parte, que el líder del Partido de los Trabajadores no resulte tan apático como en el primer cara a cara y responda a los ataques con más contundencia.

«Odio y hostigamiento»

Ante la previsión de que se agudice la violencia política, Human Right Watch lanzó este jueves una advertencia en un comunicado. «El 2 de octubre millones de brasileños elegirán el futuro de Brasil. Las expresiones de odio y el hostigamiento hacen que muchos teman ejercer sus derechos. Las autoridades deben garantizar el voto de manera libre y segura».

En el mismo sentido, uno de los comentaristas más populares en Youtube, Bob Fernandes, advertía que en algunas partes de Brasil, el final de la campaña acaba en una gran fiesta. Pero que en otras aparece la violencia, con disparos, puñaladas, peleas y amenazas. «Los gestos golpistas de Bolsonaro y sus seguidores intentan crear un clima de miedo y alejar a los votantes», concluía.