El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en un acto de campaña en Guarulhos. / EFE

Acusan a Bolsonaro de sembrar el terreno para denunciar fraude electoral si pierde en las urnas

El presidente critica que decenas de radios privadas se niegan a transmitir la propaganda de su partido en los espacios publicitarios

DIANA MARTÍNEZ

¿Aceptará Bolsonaro los resultados del domingo? Es la gran incógnita de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, después de los intentos del actual mandatario de sembrar el terreno para denunciar fraude electoral si pierde en las urnas. El líder del ultraderechista Partido Liberal, Jair Bolsonaro, afirmó este jueves que insistirá «hasta el final» en su denuncia sobre maniobras para perjudicar los resultados de su formación. En concreto, las que, a su juicio, han llevado a cabo «innumerables radios» del noreste del país, bastión de su rival, Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro denunció que decenas de radios privadas se negaron a transmitir la propaganda gratuita de su partido (unos 154.085 anuncios) en los espacios publicitarios a los que tienen derecho todos los candidatos de manera equitativa. Pero el tiro le ha salido por la culata. El presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Alexandre de Moraes, no solo rechazó la denuncia por falta de pruebas y por basarse en un estudio de una empresa «no especializada en auditorías», sino que pidió investigar a Bolsonaro por presuntas irregularidades en su campaña.

Moraes aseguró que, con esta actuación, el candidato presidencial plantea un presunto fraude «sin base documental creíble, careciendo, por tanto, de un mínimo indicio de prueba». Las radios acusadas señalaron, por su parte, que no recibieron el material propagandístico.

«Somos víctimas»

En consecuencia, Bolsonaro criticó al presidente del TSE y avanzó que apelará la decisión porque cuenta con «pruebas irrefutables de la manipulación» y, por tanto, el caso «no está cerrado». «Somos víctimas una vez más, hemos comprobado interferencia en nuestra contra: eso es manipulación de elecciones», insistió el líder del Partido Liberal.

Lula da Silva, por su parte, pidió a su rival que no creara «alboroto» si sale derrotado el domingo. «Si pierde, tiene que quedarse quieto, esperar y prepararse para disputar otra elección, y no ir creando alboroto en el país», afirmó el líder del Partido de los Trabajadores, quien se disputa como favorito con el 49% de intención de votos frente al 45% de Bolsonaro, según los últimos sondeos.