Un plató de cine en la nada argelina

Cinco miembros de la Asociación cultural sin ánimo de lucro Gran Angular, del municipio grancanario de Santa Lucía, llevaron la magia del cine hasta las arenas de los campamentos saharauis en el desierto argelino, gracias al rodaje de un cortometraje con los niños de la wilaya de Dajla. En primavera repiten en el Fisahara 2014.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

Allí no hay nada. Nada de nada. Arena y poco más. Durante los seis días del Festival Internacional de Cine del Sáhara (Fisahara) recobran la esperanza. Y nosotros ponemos nuestro pequeño granito de arena». Así de claro, cargado de humildad, se explica Agustín Domínguez, uno de los cinco expedicionarios de la asociación cultural sin ánimo de lucro Gran Angular, que durante el último lustro ha participado en esta cita cultural y solidaria en los campamentos saharauis de Tinduf. Una presencia en este enclave argelino que no es testimonial, ya que el objetivo es acercar la magia del séptimo arte a los niños de la wilaya (aldea) de Dajla. Nada mejor para conseguirlo que convertirlos en protagonistas de un rodaje.

Domínguez, junto a Ana Peña, Carmina Rodríguez y los hermanos Pablo y Alberto Ramírez Bolaños, integraron el equipo de rodaje de Gran Angular en la última edición del Fisahara, celebrada entre el 8 y el 13 de octubre de 2013. Junto a ocho niños del colegio Sidi Haidug, y dos adultos saharauis que aportan la voz en off, rodaron el cortometraje Refugiados en el tiempo, a partir de un guión de la cineasta palmera Mercedes Afonso. Una pieza que confían en proyectar en la próxima edición de la muestra San Rafael en Corto, que se celebrará a finales del próximo año en Vecindario.

«No conseguimos tener listo el cortometraje para el San Rafael en Corto de este noviembre, porque queremos respetar los tempos de Mercedes Afonso. Su propuesta requiere un montaje lento y complejo, con largos planos que muestran cómo transcurre la vida allí», avanza Agustín Domínguez.

Alberto Ramírez explica que la experiencia fue «muy buena». «La gente de allí te lo da todo, aunque no tienen nada. Son muy amables. Incluso, hice varios amigos», asegura el benjamín de la expedición, que se encargó del sonido y el script durante el rodaje. Al igual que sus compañeros, tiene previsto volver para la 11ª edición del Fisahara, que se desarrollará entre el 29 de abril y el 4 de mayo de 2014.

Ana Peña, por su parte, reconoce que la 10ª edición fue «muy especial». Mucho más emotiva para este grupo de grancanarios que las cuatro anteriores. El cortometraje El señor G fue el responsable de estas sensaciones diferentes. «Este corto lo rodamos con los niños del colegio Sidi Haidug de Dajla durante el Fisahara del 2012. La organización nos dijo que lo iban proyectar este año en la programación. La noche que llegamos, rendidos por el largo viaje, mientras descargábamos el equipo, dos de nosotros se acercaron a ver cómo iba la gala inaugural. Volvieron corriendo, porque vieron que abrían el festival con El señor G. Llegamos cuando había terminado la proyección, a pesar de lo cual nos subimos al escenario y le presentamos a todos el cortometraje. Fue una experiencia inolvidable», recuerda Agustín Domínguez.

Este corto, que cuenta con la voz en off de Aitana Sánchez Gijón, ha participado en el pasado mes de junio en el LPA Film Canarias, así como en la Muestra de jóvenes realizadores de La Habana.

Los integrantes de Gran Angular que acuden al Fisahara han puesto en marcha un proyecto innovador de ayuda alimenticia para los habitantes de este enclave perdido en el desierto argelino. «Llevamos 3.000 semillas híbridas para que los habitantes de Dajla puedan cultivar alimentos», explica Agustín Domínguez. Y ha funcionado. «No veas la alegría que nos llevamos cuando en el reparto de semillas de este año nos decían que habían comido tomates que plantaron con nuestras semillas», asegura orgulloso. Los que quieran colaborar con el proyecto pueden dirigirse a ellos en: contaco@granangularcanarias.com