Quemaduras solares multiplican por dos la posibilidad de sufrir un melanoma

EUROPA PRESS

Las quemaduras solares de segundo grado, especialmente en la infancia, multiplican por dos las posibilidades de desarrollar un melanoma, tumor de la piel que tiene una incidencia de entre ocho y nueve casos anuales por 100.000 habitantes y que, aunque en un 85 por ciento de los casos se cura, en el 15 por ciento restante tiene un mal pronóstico. El dermatólogo Ricardo Fernández de Misa, coordinador de la Unidad Multidisciplinar del Melanoma del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, indica en una entrevista a Efe que aunque no se puede ser "fundamentalista" con el sol, está prohibido quemarse y querer estar moreno por una cuestión estética. Fernández de Misa señala que no es infrecuente ver quemaduras de segundo grado -que producen ampollas- por la exposición al sol y subraya que hay que desterrar "por pernicioso" el concepto de querer estar moreno, porque lo único que se consigue es acumular rayos ultravioleta "y a los dos días se está otra vez blanco". El melanoma es un tumor que se deriva de la malignización del melanocito, la célula que da color a la piel, produciendo la melanina y que también forma los lunares. Representa el cuatro por ciento de los tumores de piel pero es el que más fallecimientos produce. Advirtió de que frente a la creencia popular, la mayoría de los melanomas no aparecen sobre lunares sino que se trata de lesiones nuevas, que en los hombres suelen ser más frecuentes en la espalda y en las mujeres en las piernas. Aunque los rayos solares es la causa más conocida de la aparición de este tipo de tumor, no es el único factor, pero sí el que el paciente puede manejar, según el especialista. No obstante matizó que hay melanomas que salen donde jamás se ha tomado el sol, como en el intestino, el cerebro o la vagina, aunque el 99 por ciento aparecen en la piel. El dermatólogo, que ha organizado un encuentro de especialistas para abordar los avances en el tratamiento y diagnóstico del melanoma, dijo que desde 2011 se ha producido un avance espectacular en el tratamiento de este tumor con la aparición de nuevos fármacos que permiten niveles de supervivencia prolongados para pacientes con enfermedad metastásica. No son tratamientos perfectos, porque cuando el melanoma produce metástasis se complica y el pronóstico es malo, señala el especialista, quién no obstante subraya que los nuevos fármacos ofrecen unos resultados con los que hace unos pocos años "ni soñábamos". Un grupo de estos fármacos incluye una terapia dirigida a una modificación molecular que presenta aproximadamente la mitad de los tumores y otro grupo actúa aumentando los mecanismos de defensa para luchar contra las células cancerígenas. Fernández de Misa reconoce que el coste de estos fármacos, que en el momento actual se dirige a los pacientes con melanoma metastásico, es alto, pero lo asume el sistema público sanitario. La incidencia del melanoma en Canarias es similar a la del resto de España y aunque son los rubios, de piel blanca y ojos claros el sector de la población con mayor riesgo, los morenos -más abundantes en Canarias- no deben "ni mucho menos" bajar la guardia en cuestión de protección solar. Hay que aplicar el sentido común y evitar exponerse al sol a las horas de mayor radiación, apunta Fernández de Misa y señala que el el 60 o 70 por ciento de los melanomas se diagnostican en estadíos iniciales por lo que el diagnóstico en estos caso es positivo. Insiste en que ante cualquier señal de alarma, como la aparición de una nueva lesión en la piel de color negro, con picor o sangrado, se debe acudir al médico y apunta que la edad media de aparición del melanoma es a los 55 años. El especialista señala que el daño crónico solar no es tan importante en el desarrollo del melanoma sino en el desarrollo de otros tumores de la piel y recuerda que el más frecuente es el basocelular que produce casi 600 casos al año, aunque se curan el 99 por ciento. Respecto a la influencia que han tenido las campañas de protección en el número de casos diagnosticados, Fernández de Misa reconoce que el número de pacientes tratados en la Unidad que coordina ha disminuido en los años 2014 y 2015 pasando de casi 70 casos a algo más de 50 en el último año. Apela a que se aumente la inversión en investigación y en personal investigador y al respecto se refirió al premio recibido en el último Congreso Nacional de la Academia de Dermatología y Venereolgoía por un trabajo de la Unidad de Investigación del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria sobre las variantes genéticas que facilitan el melanoma y su influencia en la secreción de sustancias que facilitan la diseminación de las células del melanoma.