Por una antorcha humana

En cuestión de segundos uno de los personajes de la Suelta del Perro Maldito se convirtió en una antorcha humana. Las llamas que desprendía acabaron provocando quemaduras de diversa consideración en al menos 33 personas. Dos de los heridos están muy graves. Uno ya fue trasladado a Sevilla.

G.F./A.S./C.S.B./O.R.

Todo sucedió junto al parterre que está en un lateral del bar de Eusebito Monzón, en el centro del casco de Valsequillo. La llamarada de uno de los zancudos lanzafuegos prendió en el traje de uno de los personajes, al que la organización llamaba El Gigante, y lo convirtió en segundos en una antorcha humana. Su vestido era de gomaespuma y se incendió como la pólvora. En su intento de sacudirse del fuego, cayó al suelo y quemó a parte del público. El destino quiso que el incidente se produjera en un lateral de la fiesta, en una de las vías de evacuación del espectáculo. La gente pudo salir corriendo. Si llega a prender en medio de la multitud, la tragedia hubiese sido mucho mayor. Había allí más de 10.000 personas.

Hacía apenas unos minutos que había comenzado la 25 edición de esta muestra de teatro callejero, la noche del miércoles al jueves pasado, por lo que tuvo que suspenderse en mitad de la representación. Se desató el pánico entre la gente que se arremolinaba en esa zona y en la huida hubo lesionados con fracturas óseas y roturas de ligamentos. Por los datos oficiales que ayer aportó el alcalde de Valsequillo, Francisco Atta, el accidente dejó cuatro heridos graves, dos de ellos muy graves. El actor al que se le prendió el traje resultó con quemaduras de tercer grado en las manos. Sin embargo, los que se llevaron la peor parte fueron dos de las mujeres del público. Una señora de Telde de 51 años y una chica de 18 tenían buena parte de su cuerpo quemado.

Los tres fueron intubados y sedados en el centro de salud de Valsequillo y de allí los trasladaron a la capital. Tres de los heridos estaban hospitalizados la mañana de ayer en el Insular y otro en el Negrín. Hubo otros tres menos graves y 25 leves que colapsaron el consultorio del barrio.