Oleada de robos de cables de la luz en la capital

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional por el robo de los cables de cobre del alumbrado público que se han venido sucediendo en los últimos días en el Barrio Atlántico y Paseo de Chil. Anoche, parte de la calle Guillermo Santana Rivero de la Feria del Atlántico se quedó sin luz por este motivo.

La calle Guillermo Santana Rivero, del Barrio Atlántico, se quedó la noche del lunes a oscuras como consecuencia del robo de 250 metros de cable del alumbrado público, según confirmó a este periódico el concejal de Fomento del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Fernando Navarro.

«Abrieron la arqueta, cortaron los cables y tiraron de ellos», expuso el edil, quien además informó de que el día anterior se produjo un hecho similar en Paseo de Chil, si bien en este caso tras el corte del cableado, los ladrones no pudieron llevarse el material.

El Ayuntamiento detectó el corte del suministro de Paseo de Chil, entre Bravo Murillo y Capitán López Orduña, en la noche del domingo. Este lunes se estuvo trabajando todo el día en la reparación de esta avería. Luego se detectó en una inspección la sustracción en la calle Guillermo Santana Rivero y si bien se trabajó en su reparación, no pudo culminarse los trabajos, de tal modo que anoche una decena de farolas se quedó sin luz.

El robo de los cables de la luz tiene como fin apropiarse del cobre para su posterior venta en el mercado negro. Según El País, esta actividad ha costado a Endesa más de cuatro millones de euros este año.