Los "pájaros" Serrat y Sabina contraatacan con su repertorio más tradicional

06/07/2012
ETIQUETAS:

El "cuervo" Joaquín Sabina y el "colibrí" Joan Manuel Serrat, como así se definen ellos mismos, han deleitado este jueves a más de 3.000 personas en el concierto ofrecido en el Teatro de la Axerquía de Córdoba, en el marco del 32 Festival de la Guitarra, donde han "contraatacado" con su repertorio más tradicional.

El dúo, que se ha presentado por primera vez en Andalucía con su nuevo disco "La Orquesta del Titanic" dentro de la gira "Dos pájaros contraatacan", ha combinado los nuevos temas con los repertorios más clásicos como "Señora", "No hago otra cosa que pensar en ti", "Para la libertad" o "Mediterráneo", todos ellos de Serrat, así como "19 días y 500 noches", "Princesa" o "Y nos dieron las diez", de Sabina.

Aunque ya estuvieron en el Festival de la Guitarra en 2007 con su gira "Dos pájaros de un tiro", en esta ocasión se han presentado en Córdoba con una banda formada por Ricardo Miralles (piano), Antonio García de Diego (guitarras), Josep Mas "Kitflus" (teclados y programaciones), Pedro Barcelo (batería), David Palau (guitarras), Víctor Merlo (bajo), Pancho Varona (guitarras), Josemi Sagaste (saxo, clarinete, flauta), Mara Barros y Lorena Calero (coros).

A diferencia de aquella primera experiencia discográfica conjunta, que alternaba muchas de las grandes canciones ya conocidas de ambos, en esta ocasión en el concierto se han presentado con material inédito, once nuevas canciones firmadas entre los dos.

Antes del concierto, Sabina ha reconocido que tenía "cuatro versos desde hace mil años" de los que nunca pudo hacer una canción, "La Orquesta del Titanic", porque le gustaba la idea "de que los músicos seguían tocando mientras se hundía todo".

De ahí surgió la idea de un nuevo proyecto junto con Serrat, ya que era una "metáfora fantástica de la crisis que está cayendo" y "un símbolo de cómo morir con dignidad", ha explicado.

Asimismo, para Serrat ha sido una "experiencia fantástica" trabajar con Sabina en un producto nuevo en el cual "cada uno ha hecho de letrista y de músico en cada una de las canciones" en un "intercambio constante".

Por otro lado, la segunda jornada del ciclo Cordofonías ha presentado en el Teatro Góngora un interesante programa de música antigua a cargo de dos reputados intérpretes de instrumentos de cuerda pulsada como son el argentino Ariel Abramovich y el norteamericano Jacob Heringman.

Bajo el título "Cifras imaginarias: música para tañer a dos vihuelas", los dos músicos han interpretado piezas de compositores de los siglos XV y XVI, como Joaquín Deprez, Antonio de Cabezón, Anrríquez de Valderrábano, Thomas Crequilon o Luys de Narváez.

Para ello, han empleado vihuelas en distintos temples, construidas especialmente para este proyecto por los mejores maestros violeros.

Finalmente, el guitarrista argentino Ariel Rot, que este jueves ha dado por concluido el curso "Taller de Guitarra Eléctrica y Canción" que ha impartido dentro del programa formativo del Festival, ha afirmado que volvería al evento "hasta como público" ya que es "como Disneylandia".

El curso, que se inició el pasado miércoles y en el que han estado presentes una decena de alumnos, se ha centrado en "rock y blues, sacando muchas cosas de Chuck Berry" y compaginándolas con "rítmicas del rock y el swing".

El guitarrista argentino se ha mostrado "encantado" con su experiencia docente en un ambiente "muy relajado e informal" y con unos alumnos que "se han implicado" pero a los que "no les he impuesto demasiado respeto, por lo menos no el que me imponían a mi los profesores del colegio", ha bromeado.