El Festival de Zarzuela podría llegar a su fin esta temporada

«Estoy empezando a creer que el hombre se crece frente a las dificultades. Pero si la situación no cambia, este será el último Festival de Zarzuela de Canarias», indicó este martes la vicepresidenta de la Asociación de Amigos de la Zarzuela, Argelia Camino, en la presentación de la que puede ser la despedida de la cita lírica.

El año pasado se celebró in extremis, pero este año la situación ha pasado a un grado superlativo. De hecho, el año pasado hacer la temporada con esos presupuestos fue un milagro, este año es casi una utopía», señaló la portavoz de la asociación que viene organizando este festival desde hace 24 años.

No obstante, a pesar de las dificultades económicas por las que atraviesa la asociación, entre los días 15 y 30 de octubre se representarán en el Cuyás tres títulos: La rosa del azafrán (15 de octubre), Agua, azucarillos y aguardiente (28 de octubre) y Alma de Dios (30 de octubre).

Camino dijo que la realización de tres títulos es imprescindible para poder tener la consideración de temporada y poder acceder a las ayudas que ofrece el Ministerio de Cultura. «Pero el coste de una zarzuela no baja de 40.000 o 50.000 euros. Con lo que tenemos nos da para dos zarzuelas y vamos apurados. Pero hemos hecho tres títulos con el dinero de dos», aseguró la vicepresidenta, que confesó que  las cuentas de esta edición serán deficitarias.

El hecho de realizar dos montajes durante la misma semana, la adaptación del personal artístico a las nuevas circunstancias económicas, el uso de una escenografía sobria y la participación gratuita de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y de sus coros ha permitido afrontar esta temporada.

 

Cuentas. El secretario José Ortega explicó que la supervivencia del Festival está amenazada por un déficit acumulado de las últimas temporadas de 60.000 euros. A los que habrá que sumar, los 15.000 euros que, según sus cálculos, se quedarán sin cubrir de la presente edición del festival.

Amigos Canarios de la Zarzuela ha recibido para esta edición 61.000 euros en subvenciones, de los cuales 18.000 fueron aportados por el Ministerio de Cultura, 25.000 por el Gobierno canario, 12.000 por el Cabildo de Gran Canaria y 6.000 por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Sin embargo, los gastos de la Asociación han sido presupuestados en 136.000 euros, de los cuales 96.000 se invierten directamente en las producciones líricas. «El panorama es muy malo», señaló el secretario.

Frente a este escenario, el viceconsejero de Cultura y Deportes, Aurelio González, expresó su intención de «luchar para que su ayuda se vea incrementada en los próximos años» y para sacar adelante un anteproyecto de ley de mecenazgo que propicie la participación privada en la financiación del festival.

Por su lado, el consejero insular de Cultura, Carlos Ruiz, manifestó públicamente su predisposición a estudiar, «no solo las aportaciones económicas» de la institución insular al festival, sino «qué poder hacer para que sea más atractivo para el público y las empresas».