Caso Las Teresitas

"El dinero fue puesto fuera"

06/12/2011

Un testigo protegido de fiabilidad para la Fiscalía declaró ante la juez el 16 de abril de 2009 que Miguel Zerolo y su equipo habrían percibido «en torno a los 3.000 millones de pesetas» por propiciar el negocio de Las Teresitas. Aseveró que creía que el dinero había sido «puesto fuera», en Uruguay, Sudáfrica o California.

ETIQUETAS:

Una persona sin identificar que en abril de 2009 adquiere la condición de «testigo protegido 001» para que su nombre no figure en las diligencias declaró ante la juez instructora del caso Las Teresitas que «Zerolo y su grupo» habían percibido «en torno a 3.000 millones de pesetas»  por su participación a favor de que el Ayuntamiento comprara el frente de la playa a Ignacio González y Antonio Plasencia por 52 millones de euros, 37  más de lo que valía, según peritos imparciales.


Como ya se informó al desclasificarse el sumario, las acusaciones por cohecho en el caso Las Teresitas se encuentran en la actualidad sobreseídas provisionalmente, y si se mantiene esta situación la información obrante en el sumario sobre este ilícito no podría ser utilizado en el juicio.


El declarante expone que no sabe cuánto se pudo haber llevado concretamente Miguel Zerolo, pero afirma: «Creo que lo fueron sacando poco a poco a través de Lucas Fernández, de Jorge Bethencourt» y de otras dos personas más que hasta la fecha no han sido investigadas en el caso. «Creo que estas personas colocaron el dinero en sudáfrica, sin poder concretar, en el banco Wells & Fargo de Uruguay o en Baja California», asevera.


El testigo, que admite que en un pasado trabajó para las empresas de alguno de los imputados afirma en referencia a esta última localización: «Creo que lo de Baja California no es cierto, pero Jorge Bethencourt lo hacía público».
Expone el confidente que el entorno de Zerolo «también lavó dinero en la empresa de Lucas Fernández, denominada Plató del Atlántico, donde se lavaron seis millones de euros. Ese lavado»; explicita, «se produjo a través de la adquisición de la empresa, y Zerolo también lavó dinero en Parque Marítimo y en Tropicana.

Maletín en el bar. Asevera el testigo que antes de que el Ayuntamiento hubiera tomado el acuerdo de adquirir las parcelas en el frente de la playa «ya habían sido sobornados y untados». De hecho, subraya, «los dos concejales del partido socialista ya habían recibido una cantidad que el declarante no puede concretar», pero asevera que «recibieron 300 millones de pesetas en un maletín entregado en el bar Los Laureles.


La juez le pregunta si  eran 300 millones a repartir o 300 para cada uno. El testigo responde: «Era supuestamente para el partido, pero nunca llegó al partido».


En referencia a Rodolfo Núñez y Álvaro Arvelo, el declarante dice que en la trama de Las Teresitas tenían «el papel de comisionistas». Admitió que no podía precisar qué cantidad había recibido cada uno, pero, aseveró: «Estaba en el primer paquete hablado de 1.900 millones de pesetas».


La juez pregunta al declarante qué persona podía tener la filtración de la sentencia del Tribunal Supremo que, solo tres días después de que González y Plasencia compraran los terrenos, incrementó la posibilidad de edificar en primera línea de playa. «No lo sé», responde el testigo, pero he oído de boca de los González que era el hombre de ellos en los juzgados, una al que llamaban Landete».


El declarante afirma que la familia González no tenía dificultad alguna para afrontar las amortizaciones de prestamos que le hizo Cajacanarias para comprar los terrenos. «Podían haberlo pagado al contado si hubiesen querido»; expone, «se hizo creer a la opinión pública que era de esa manera para que Cajacanarias pudieran quedarse con 700 millones de pesetas en concepto de intereses al préstamo concedido».