Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 22 de julio
Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel C7
Jazz Brunch, una experiencia única en Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, en Las Palmas de Gran Canaria
Restaurantes

Jazz Brunch, una experiencia única en Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, en Las Palmas de Gran Canaria

Cada domingo, este icónico hotel organiza el brunch más exclusivo que se puede disfrutar en la capital

Vanesa Delgado

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 10 de noviembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Como si de un sueño se tratara, en una terraza con vistas a la vegetación del mítico Parque Doramas de nuestra capital, a la vez que se escuchan acordes de auténtico jazz en directo, mientras alguien le acompaña a tomar un cómodo asiento en una de las mesas que, con detalle y mucho cariño, aguardan por los comensales que llenarán lo que podría ser un auténtico escenario dispuesto para el rodaje de una película.

Una vez que se acomode, tendrá al exquisito personal atento a sus peticiones, porque cuando uno se encuentra en lugares tan idílicos como éste, quiere probarlo todo y resulta imposible no sentirse el protagonista de una experiencia de ensueño.

Un brunch buffet al que no le falta de nada

Detalle de las mesas del Jazz Brunch del Santa Catalina C7

La experiencia no hace más que sumar revoluciones, cuando entre en el precioso salón y, de frente, encontrará a un cortador de jamón esperando con una sonrisa a que se sirva, pruebe y se deleite, pero esto no habrá hecho más que empezar.

Hacia la derecha encontrará dispuestos panes, artesanos, de todos los tamaños y especialidades que se puede imaginar, para continuar al rincón de quesos, por supuesto canarios la mayoría, porque el producto de cercanía aquí se manifiesta y se enaltece. Pero también acompañarán quesos de referencia y fama mundial.

Detalle del rincón de quesos del Jazz Brunch C7

Y, en el mismo lado de esta disposición, se le irán los ojos y las manos hacia productos ibéricos seleccionados, cortados y presentados, ante los que le será imposible resistirse.

Detalle de productos ibéricos en el Jazz Brunch C7

Un brunch con propuestas equilibradas, orgánicas y de cercanía

Lo cierto es que cuando se encuentra pensando en qué probar, comenzará a dar vueltas y vueltas porque todo llamará poderosamente su atención. Y no solo hacemos referencia a la más que exquisita disposición de un buffet único en nuestra ciudad, sino que, encontrarse entre esos salones, vislumbrados los patios, los murales que lo visten y cada detalle conservado, forman parte del importante legado histórico de nuestra ciudad.

Y entre tanto, uno tiene que decidir que fruta probar, todas frescas, de temporada y de cercanía, perfectamente cortadas para que solo quede llevarse a la mesa su favorita y a disfrutar.

Rincón de fruta fresca en el Jazz Brunch de Santa Catalina C7

Otro rincón por el no debería pasar de largo es el de las ensaladas a cuál más apetecible y, una recomendación, la César con pollo la bordan.

Rincón de ensaladas del Jazz Brunch en el Hotel Santa Catalina C7

Lo mejor de aquí y lo mejor de cada rincón del mundo

Showcooking en el Jazz Brunch C7

Los rincones se suceden tanto que casi parecen inabarcables, sushi exquisito para los amantes de la comida nipona, también encontrará gyozas en la zona «showcooking», mini hamburguesas adictivas y jugosas, huevos, en todas las elaboraciones que existen, opciones de carne, opciones de pescado, sin que falten unas papas arrugadas. Decidirse es lo difícil, pero, lo ideal es acudir con apetito para intentar, al menos, probar lo que más le guste.

Otro de los exquisitos rincones del Jazz Brunch de Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel C7

El remate final de una dulce exposición

Como todo buen brunch que se precie, la mesa dulce sí que parece descendida del mismo cielo. Entre increíbles y apetitosas tartas de queso, bocados dulces de todos los tamaños, formas, sabores y colores y más tartas, bizcochos, queques, no puede faltar chocolate y creaciones de hojaldre. Y todo se derretirá en el paladar porque es obra artesana de las cocinas de este mítico hotel y, todo, como no podía ser de otra manera, acompañado por un buen café, adaptado al gusto y servido en mesa.

Una celestial mesa dulce en el Jazz Brunch C7

Pero aparte de ser una experiencia única, dentro de un marco incomparable, las sensaciones que provoca son una auténtica cascada. La vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato se revolucionan y, lo mejor, sea o no huésped del hotel, puede reservar porque desde luego que merece mucho la pena vivirlo, aunque sea solo una vez en la vida. Lo único de lo que tendrá que preocuparse será de elegir bien la compañía, lo demás y lo mejor estará esperándoles.

Jazz en directo durante el Brunch del Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, en Las Palmas de Gran Canaria C7

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios