El voto latino, imprescindible para la victoria de Biden

Hillary Clinton logró un 66% de apoyos entre este colectivo de población en 2016, pero aun así perdió las elecciones fernte a Trump

ANDER AZPIROZ

El voto de la población latina será crucial en estas elecciones de Estados Unidos que enfrentan al actual presidente republicano, Donald Trump, contra el candidato demócrata, y exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden. La opción que adopten los latinos -republicana, demócrata o no ir a votar-, será clave para decantar la balanza a un lado o a otro. En los comicios del 3 de noviembre están tienen derecho a voto 32 millones latinos, lo que supone en torno al 13% del electorado total y los coloca como la minoría más numerosa.

El récord en apoyo latino lo ostenta Bill Clinton con un 73% en 1996. En 2016, la demócrata Hillary Clinton cosechó el 66% de sus votos, frente al 28% del republicano Trump. Y, aun así, la demócrata perdió, pese a aventajar a su adversario en casi tres millones de votos a nivel global. Al mirar al pasado, Biden no puede conformarse con ese porcentaje, sino que deberá esforzarse por ampliarlo, más aún cuando la abstención entre la población latina supone un serio riesgo para su victoria.

A favor del candidato demócrata podría estar la drástica política antiimigración del presidente Trump, que ha ido desde su promesa en 2016 de construir un muro fronterizo que pagaría México a intento de expulsión del país de los 'dreamers', inmigrantes que llegaron de niños a EE UU y que a día de hoy, mayores de edad, están plenamente integrados, con trabajo y estudios universitarios.

Los estados que tienen la mayor cantidad de votantes hispanos son California, Texas, Florida, Nueva York, Arizona, Nuevo México y Nevada. De estos estados, según todas las encuestas, solo Florida y Arizona, y en menor medida Nevada, estarían en liza para republicanos y demócratas. Florida es la 'joya de la corona' por los 29 representantes que aporta al Colegio Electoral en el que, a posteriori, se confirmará al nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Florida

Tanto Trump como Biden se están volcando en este estado durante la campaña. «Si ganamos Florida, esto está resuelto», clamó en un mitin el candidato demócrata y exvicepresidente de Obama. En cuanto a población hispana, la teoría favorece a Trump. En este estado residen cientos de miles exiliados cubanos y venezolanos que aplauden la mano dura contra los gobiernos de Miguel Díaz-Canel y Nicolás Maduro. Como contrapartida, Biden se vuelca en atraer a su causa a las decenas de miles de jubilados estadounidenses que viven en un estado soleado y con buen clima.

Arizona

En este estado los hispanos dieron la espalda a Clinton hace cuatro años. Optaron por quedarse en casa y no votar, con lo que Trump se adjudicó los 11 representantes en liza por un amplio margen. Arizona era el feudo del senador John McCain, rival republicano de Barack Obama en 2008 y quien fue muy crítico con Trump antes de fallecer a causa de un tumor cerebral. Ahora, la viuda de McCain ha mostrado su apoyo explícito a Biden, lo que podría provocar un vuelco político en Arizona.

Nevada

En el estado de Nevada, donde decenas de miles de hispanos trabajan bajo las luces de los grandes casinos de Las Vegas, el demócrata Biden fue explícito: «No estoy tratando de ser diligente, no intento ser amable, ustedes son el futuro del país. Hablo en serio, realmente lo son«, afirmó. En 2016 Clinton ganó los seis representantes en el Colegio electoral gracias al apoyo de los trabajadores de a pie latinos.