La venta de hipotecas se para a la espera del Supremo

24/10/2018

La incertidumbre provoca la paralización de nuevas firmas hipotecarias. Sólo se están cerrando aquellos préstamos que ya tenían fecha y sujetos a obligaciones como contratos de arras. La banca estudia ya subidas del diferencial para compensar el pago del tributo.

silvia fernández las palmas de gran canaria

La incertidumbre ante la decisión que tomará el Tribunal Supremo el próximo 5 de noviembre sobre a quién corresponde el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados -la banca o bien, el cliente- ha provocado una paralización absoluta de la venta de hipotecas, según distintas fuentes consultadas. Las entidades financieras han entrado en un proceso de análisis de la situación, que en la mayoría de los casos -no todos- las ha llevado a paralizar la formalización de préstamos. «La respuesta más habitual es que está todo en estudio. La concesión llegará cuando se aclare la situación», indican.

El decano del Colegio Notarial de Canarias, Alfonso Cavallé, prevé que en los próximos quince días «habrá un parón absoluto en la firma de hipotecas». Desde el sector inmobiliario las previsiones apuntan a un descenso del 30% en el último trimestre del año. Esta cifra, según apuntan, se recuperará en 2019, una vez vuelva la normalidad.

Las únicas hipotecas que se están cerrando esta semana son aquellas que tenían ya cita para la firma. Según distintas fuentes consultadas, en estos casos es muy difícil parar el proceso para esperar al Supremo puesto que hay obligaciones como los contratos de arras. Romperlos puede implicar la pérdida de las reservas de dinero entregadas.

También se están cerrando aquellas que cuentan con la oferta vinculante del banco. «Los compradores en estos casos no tienen más remedio que seguir adelante. Si el criterio cambia, se reclamará», indican.

El lunes, mientras los miembros del Supremo decidían qué hacer y antes de fijar el próximo 5 de noviembre para resolver, el Banco Santander y la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) firmaron en el archipiélago hipotecas en las que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados corrió a cargo de ellos. Según fuentes cercanas, ambas entidades acudieron a las firmas con un talón con la cantidad correspondiente y se la entregaron a los compradores. Una vez que se conoció que la resolución llegaría el día 5, las entidades volvieron al sistema anterior. Ayer, en todas las hipotecas firmadas en las islas fue el prestatario quien se hizo cargo del impuesto.

Ante la posible decisión de que sea el banco quien se haga cargo del impuesto, algunas entidades ya estudiaban ayer subidas del diferencial para compensar el pago del tributo.

La incertidumbre ante la decisión que tomará el Tribunal Supremo el próximo 5 de noviembre sobre a quién corresponde el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados -la banca o bien, el cliente- ha provocado una paralización absoluta de la venta de hipotecas, según distintas fuentes consultadas. Las entidades financieras han entrado en un proceso de análisis de la situación, que en la mayoría de los casos -no todos- las ha llevado a paralizar la formalización de préstamos. «La respuesta más habitual es que está todo en estudio. La concesión llegará cuando se aclare la situación», indican.

El decano del Colegio Notarial de Canarias, Alfonso Cavallé, prevé que en los próximos quince días «habrá un parón absoluto en la firma de hipotecas». Desde el sector inmobiliario las previsiones apuntan a un descenso del 30% en el último trimestre del año. Esta cifra, según apuntan, se recuperará en 2019, una vez vuelva la normalidad.

Las únicas hipotecas que se están cerrando esta semana son aquellas que tenían ya cita para la firma. Según distintas fuentes consultadas, en estos casos es muy difícil parar el proceso para esperar al Supremo puesto que hay obligaciones como los contratos de arras. Romperlos puede implicar la pérdida de las reservas de dinero entregadas.

También se están cerrando aquellas que cuentan con la oferta vinculante del banco. «Los compradores en estos casos no tienen más remedio que seguir adelante. Si el criterio cambia, se reclamará», indican.

El lunes, mientras los miembros del Supremo decidían qué hacer y antes de fijar el próximo 5 de noviembre para resolver, el Banco Santander y la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) -entidad líder en hipotecas con intermediación inmobiliaria- firmaron en el archipiélago hipotecas en las que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados corrió a cargo de ellos. Según fuentes cercanas, ambas entidades acudieron a las firmas con un talón con la cantidad correspondiente y se la entregaron a los compradores. Una vez que se conoció que la resolución llegaría el día 5, las entidades volvieron al sistema anterior. Este martes, en todas las hipotecas firmadas en las islas fue el prestatario quien se hizo cargo del impuesto.

Ante la posible decisión de que sea el banco quien se haga cargo del impuesto, algunas entidades ya estudiaban ayer subidas del diferencial para compensar el pago del tributo.